Top

Argentina no le pagó a los acreedores y entró en default técnico

ECONOMÍA EN CUARENTENA

Venció el período de gracia para abonar US$ 503 millones a acreedores. Ampliaron los plazos para negociar US$ 66.300 millones de títulos de deuda emitidos bajo legislación extranjera. “El Gobierno ha hecho una oferta con sensatez”, dijo Alberto Fernández ayer desde Tucumán.

"Allá están pagando", parece decir Alberto Fernández en la planta de Scania, Tucumán




Este viernes a las 18 horas de Argentina, 17 horas de Nueva York, vencía el plazo del que disponía nuestro país pagar US$ 503 millones a acreedores de títulos de deuda emitidos bajo legislación extranjera. Al no hacerlo, entró en default técnico. El ministro de Economía, Martín Guzmán, consideró que esta fecha de pago era "anecdótica" y que están "negociando" con los acreedores.

Este 22 de mayo venció el plazo para pagar los bonos Globales 2021, 2026 y 2046, que rigen bajo legislación estadounidense y cuyos tenedores debían cobrar el 22 de abril, un pago en concepto de intereses. El Ministerio de Economía no cumplió y dispuso utilizar el período de gracia de 30 días, antes de que se declarara el 'default'. El gobierno de Alberto Fernández ya les aclaró que no pagará y que presentará nuevas ofertas.

Estos bonos nacieron en 2016, cuando Luis Caputo era secretario de Finanzas de la Nación y el "tucumano" Alfonso Prat Gay era el ministro. Son tres instrumentos (junto a un cuarto vencido en 2019) cuya creación se oficializó mediante la re solución 146/2016, que llevó la firma de Prat-Gay. Con ello se autorizó una emisión de hasta US$16.500 millones, con los cuales el país canceló deuda anterior.

Bono 1: El Bonar 2021 (AA21) emitido el 12 de abril de 2016, a un plazo de cinco años. Prat-Gay y Caputo colocaron US$4497,4 millones de este instrumento, que se rige bajo legislación estadounidense. Fue un bono para grandes inversores: requería un monto mínimo de US$150.000.

Su amortización de capital estaba programada para la fecha de vencimiento, el 22 de abril del año que viene. No obstante, este bono pagaba intereses semestralmente (cada 22 de abril y 22 de octubre), con una tasa del 6,875% anual.

Bono 2: En la misma fecha, se colocaron US$6497,3 millones en el Bonar 2026 (AA26), otro papel bajo legislación extranjera que requería una inversión mínima de US$150.000.

En este caso, el interés se definió en el 7,5% anual, que también se pagaba semestralmente (22 de abril y 22 de octubre). La amortización se estableció íntegramente al vencimiento, originalmente dispuesto para 2026.

Bono 3: El Bonar 2046 se colocó en la misma fecha de los anteriores. El Tesoro obtuvo US$2749,7 millones, en un instrumento que también se emitió bajo legislación de Nueva York y requirió una inversión mínima de US$150.000. El interés fue del 7,625% anual.

Estos tres bonos fueron contemplados en la propuesta de canje anunciada por Guzmán la semana pasada y oficializada hoy ante la Securities and Exchange Comission (SEC) estadounidense que propone a los acreedores nuevos bonos con vencimientos en 2030, 2036 y 2047. Los tres bonos en conjunto presentaban hoy un vencimiento de US$503 millones en concepto de los intereses semestrales.

Siguen las negociaciones

La cartera que conduce Guzmán oficializó hoy la extensión hasta el 2 de junio del plazo para renegociar los US$ 66.300 millones de títulos de deuda emitidos bajo legislación extranjera, con el objetivo de continuar el diálogo con los acreedores en búsqueda de un acuerdo.

La Resolución 243/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial prorrogó también la fecha de anuncio de los resultados de la Invitación a canjear para el 3 de junio. "En este contexto, se considera necesario realizar una nueva extensión para continuar las discusiones y propiciar un marco adecuado para que los inversores continúen contribuyendo a una reestructuración exitosa”, reza la citada resolución.


"Las conversaciones que he tenido con importantes partes interesadas en los últimos días me han dado una mayor confianza en que todos estaremos a la altura de las circunstancias, ya que hay un reconocimiento compartido de que cuanto antes resolvamos el problema de la deuda insostenible de Argentina, mejor será para todos los lados, y mejor será también para la estabilidad de la región", afirmó Guzmán en diálogo con Télam.

A través de las redes sociales, el economista tucumano Eduardo Robinson apuntó contra el gobierno de Alberto Fernández: "Al default. El gobierno que prometió el salvataje económico lleva a la Argentina o otro incumplimiento. Sin plan, la pandemia, la excusa perfecta", arremetió.



Ayer desde Tucumán el presidente se refirió a la negociación con los bonistas: "el Gobierno ha hecho una oferta con mucha sensatez y con mucho rigor, tratando de garantizar que los que asumimos como nuevos compromisos podamos cumplirlos", aseveró, y añadió que "esta es una oferta que responde a una lógica de crecimiento de la economía argentina y todos conocen cuál es el plan".