Top

Coronavirus: cómo se vive en los barrios más vulnerables de Tucumán

PANDEMIA

Los vecinos y vecinas de La Rinconada, La Vía Diagonal Norte de Yerba Buena y el barrio 11 de enero afrontan la pandemia como pueden: urgencia, solidaridad, asistencia social y un dato más al calvario de este viernes en los bancos: "Es hora de implementar los cajeros móviles", sostienen desde La Garganta Poderosa, en el marco de una campaña nacional de donaciones conmovedora. Cómo ayudar.

Llenar la olla en los barrios más vulnerables de Tucumán. La foto es de La Garganta Poderosa.




“Las urgencias tienen todas que ver con lo alimentario. Están todas las ayudas sociales, los salarios, las asignaciones, todas ayudan un montón, pero venimos con dos semanas de atraso. Se está empezando a cobrar, enhorabuena que llega, pero venimos desbordados”, relata uno de los integrantes de La Garganta Poderosa en Tucumán.

Junto a un grupo de varones y mujeres enfocados en la emergencia social nacional, la situación en los barrios más vulnerables tucumanos continúa siendo difícil. Las medidas tomadas por el Gobierno nacional en este marco excepcional de pandemia han comenzado a llegar, pero un alivio relativo es el que ha logrado la organización sin fines de lucro a través de una campaña nacional de donaciones que ha permitido asistir a familias tucumanas en La Rinconada, la Vía Diagonal Norte de Yerba Buena y el Barrio 11 de enero.

“La población ha crecido mucho en los últimos días en los comedores: de 80 personas pasamos a 120 personas en La Rinconada, de 60 a 203 personas en la merienda en La Vía con el pico de 230 viandas de comida entregadas este mediodía, mientras que de 180 vecinos del 11 de enero que atendíamos hemos pasado a 220 vecinos”, indica el integrante de las asambleas barriales.

Hasta que comenzó a activarse el cronograma social de pago, la prioridad estuvo centrada en la alimentación de los vecinos carentes de ingresos. “Con la misma mercadería que teníamos tuvimos que atender a un montón de vecinos más. Todos nuestros recursos estuvieron centrados en la compra de fideo, azúcar y leche. A todo tuvimos que racionarlo y es en ese contexto que iniciamos la campaña para pedir donaciones”.

Como en otros momentos críticos del país y, a diferencia de lo que sucede en otras sociedades sin el concepto de solidaridad y con el individualismo como estandarte, la campaña iniciada por La Garganta Poderosa funcionó: “Y funcionó muy bien. Nos sacamos el sombrero ante la gente que ha colaborado y que necesitamos que continúe colaborando. Además de haber podido comprar un montón de mercadería también pudimos comprar lavandina, citronela para los mosquitos, alcohol, barbijos y guantes. También conseguimos las telas para fabricar barbijos en los barrios y repartirlos por orden de prioridad para los cocineros y cocineras de los merenderos y ollas populares. Se están haciendo en las cooperativas que dejaron de funcionar y distribuyendo a vecinos”.

“La compra de mercadería tranquiliza en parte la situación, pero está claro que vivimos una pobreza estructural arrastrada de hace muchos años. Cuando se atiende lo urgente que pasa durante la pandemia, entre medio nos van pasando ideas que necesitamos que se ejecuten propuestas que nos mejorarían mucho como una política de garrafa social solidaria. Hoy, por ejemplo, cocinamos dos ollas de guiso de arroz con pollo a leña”, plantea.

Este viernes 3 de abril también ha resultado caótico en los bancos con largas filas desde la medianoche del jueves, jubilados y jubiladas de pie horas y horas esperando para cobrar en una situación de plena cuarentena a raíz del coronavirus. La situación en barrios como La Rinconada sumaron un condimento extra: “El banco más cercano que tiene es en Yerba Buena. No tienen un colectivo que entre al barrio. Tiene que caminar 20 cuadras para tomarlo o 35 cuadras para llegar al cajero. Es fundamental que se implementen los cajeros móviles ante esta situación”, concluye la voz de la Garganta. Para colaborar con los adultos mayores y niños que viven en los barrios más vulnerables tucumanos, aquí están los datos:

Si querés contribuir, te pasamos la cuenta para transferir:

CUIT: 30-71095869-2
Nro Sucursal: 022
Nro Cuenta: 2060/4
CBU: 1910022355002200206046
Razon Social: Asociación Civil La Poderosa, Integración por la Educación Popular
Banco: Credicoop.

También podés hacerlo con tarjeta de crédito entrando acá:

http://www.lapoderosa.org.ar/2020/03/contagiasolidaridad 

O comunicarse al 381 645-2831. ¡Gracias!