Top

Impulsan desde Tucumán la declaración de la Emergencia Alimentaria

RECLAMO NACIONAL

La Legislatura instará a los tucumanos en el Congreso a promover la ley. Reunión de diputados provinciales con el Ministerio de Desarrollo Social para analizar la iniciativa, que días atrás recibió el respaldo de la Iglesia.

Ollas Populares en Bella Vista. La foto es de Twitter del concejal electo Leo Vildoza.





Este lunes el vicegobernador Osvaldo Jaldo anunció que en la próxima sesión de la Honorable Legislatura de Tucumán se sancionará una ley instando a los diputados y senadores tucumanos a impulsar el tratamiento y sanción de la Ley de Emergencia Alimentaria que propone la oposición a nivel nacional. El gobernador Juan Manzur sostuvo que se trata de “un pedido de la sociedad”, mientras que diputados nacionales peronistas se reunieron con el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, para analizar la iniciativa. Días atrás, el titular de la cartera social se reunió con el arzobispo Carlos Sánchez, quien enfatizó que desde la Iglesia “ha solicitado la emergencia alimentaria y nutricional”.

“Vamos a sacar una norma donde vamos a pedir a todos los diputados nacionales y senadores del país y muy particularmente a los senadores y diputados de la Provincia de Tucumán que vayan al recinto, que se sienten en el Congreso de la Nación, que pidan el quórum y busquen la mayoría para que se pueda de una vez por todas sancionar esta ley que tanto están esperando los argentinos y por supuesto también los tucumanos, como es el hecho de sancionar un ley de emergencia alimentaria, que a cada uno de los argentinos les llegue un plato de comida, que cada uno de los argentinos cuente con las necesidades básicas mínimas  que debe tener un ser humano para vivir bien”, enfatizó Jaldo en rueda de prensa esta mañana. La sesión está prevista para el próximo jueves por la mañana.

El presidente de la Legislatura anunció que “la ley va a tratar que el Estado nacional, provincial y municipal pueda tener acceso directo a los elementos que hoy la gente está pidiendo” en un contexto donde “la gente está exigiendo, la gente está necesitando alimento, abrigo, elementos para poder mandar a los chicos a la escuela. No se puede hablar de otra cosa si no se habla de alimentar al pueblo y solucionar las necesidades básicas insatisfechas de los argentinos y los tucumanos”.
En igual sentido se expidió el gobernador Juan Manzur, quien analizó el reclamo de distintos sectores al Gobierno nacional de declarar la Emergencia Alimentaria: “es un pedido que vienen haciendo sectores muy importantes: la Iglesia Católica y los trabajadores. Este no es un pedido de un partido político, es de la sociedad. Esperemos que esto se lleve al Parlamento. Se busca proteger algo básico como es la alimentación de los sectores más vulnerables”, remarcó.

“Los representantes del pueblo de Tucumán, los señores legisladores a través del vicegobernador, Osvaldo Jaldo, han tomado posición para cuidar a la gente más pobre y vulnerable. Esta normativa se va a presentar en el Parlamento nacional. Esto será bueno para un sector que lo necesita”, subrayó.

Gestiones por la seguridad alimentaria

Hoy, por otra parte, tuvo lugar un encuentro entre el ministro de Desarrollo Social de Tucumán, Gabriel Yedlin, y diputados tucumanos de los bloques Peronismo Federal y Frente para la Victoria, Pablo Yedlin, Gladys Medina, Marcelo Santillán y José Orellana, para analizar el proyecto de declaración de la Emergencia Alimentaria junto con funcionarios de la cartera social provincial: el secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local, Francisco Navarro y la directora de Políticas Alimentarias, Carolina Nacher.

Gabriel Yedlin se reunió días atrás con sus pares de la Liga de Ministros de Desarrollo Social de diez provincias peronistas, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac y el diputado nacional Daniel Arroyo -quien suena como eventual ministro de Desarrollo Social si se impone Alberto Fernández- donde acordaron "volver a nuestras provincias para contarles a los diputados cuál es la realidad desde el punto de vista institucional  de los ministerios de Desarrollo Social, de sus necesidades y oportunidades para que no sea solamente una declaración de una ley de emergencia a modo de título sino que genere los reales instrumentos administrativos  que canalicen los recursos reales y lleven oportunidades concretas de que la gente más humilde tenga acceso a los alimentos”.

Pablo Yedlin precisó que los diputados nacionales tucumanos  “fuimos convocados por el ministro tanto los diputados del Peronismo Federal y del Frente para la Victoria, para analizar cómo tratar el pedido de sesión para esta semana por la seguridad alimentaria, ya que los precios han aumentado mucho. El convenio que financiaba a los comedores escolares con fondos nacionales en un 40%, hoy no llega ni al 14%, que se traduce a 700 millones de pesos anuales, o sea que deberían haber puesto 280 millones y hoy solo nos están enviando 100. La verdad que no hubo actualizaciones en los últimos años y eso nos preocupa. Los Ministerios de Desarrollo Social son los que llevan la carga del cuidado de los chicos y adultos mayores, y debemos gestionarles herramientas para que puedan hacerlo”.

"Los montos que reciben los tucumano son muy pocos, y Nación solo cubre un pequeño margen de los gastos y las provincias deben hacerse cargo. Tenemos que rever esta situación ya que muchas familias están sin ingresos y no llegan a fin de mes, así que tenemos que contribuir a garantizarles su canasta básica y continuar trabajando para los que más lo necesitan”, apuntó Gladys Medina tras el encuentro. 




El ministro de Desarrollo Social tucumano, que la semana pasada detalló que se conformó la Liga de Ministros de carteras sociales porque Carolina Stanley se negaba a recibirlos, detalló que “tenemos un vínculo con la Nación a través de dos programas puntuales, Comedores Escolares y el de Abordaje Nutricional a través de la Tarjeta Cabal, mediante el cual se transfiere en forma directa al titular 120 pesos desde que empezó la gestión. Nunca se aumentó por más que intentamos explicar que ese monto es muy poco y no alcanza”.

Días atrás, el ministro Yedlin se reunió para analizar la Emergencia Alimentaria con el arzobispo Carlos Sánchez. “Todos somos testigos de esta crisis. Los tucumanos nos damos cuenta y vemos cada vez más gente en la calle, con mayores necesidades alimentarias. La pastoral social del Episcopado ha solicitado la emergencia alimentaria y nutricional. Debemos levantar la mirada y ayudarnos mutuamente, sobre todo a quienes más lo están necesitando”, señaló el máximo referente de la Iglesia Católica en la provincia.

“En este momento de crisis, hay mucha gente trabajando, organizaciones sociales, Estado y la Iglesia, todos involucrados en acompañar a quienes más lo necesitan. Debemos dignificarnos, considerar al otro como mi hermano y  ayudarnos mutuamente. En tiempo tan duros, no debemos ensimismarnos, sino levantar la mirada y ayudar a mi hermano”, añadió el Arzobispo.

La Emergencia Alimentaria

La última vez que se aplicó la Emergencia Alimentaria en la Argentina fue a raíz de la crisis del 2001 y estuvo vigente hasta el 31 de diciembre de 2002. Es un reclamo de la oposición desde 2017 y el tema volvió a la agenda nacional tras el encuentro de la Liga de Ministros de Desarrollo Social donde los titulares de las carteras sociales de más de diez provincias justicialistas expresaron su preocupación y solicitaron al Gobierno Nacional que tome medidas urgentes ante la situación actual.

La Ley de Emergencia Alimentaria propone la creación del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional como instrumento para garantizar la alimentación de la población más vulnerable, aquellos que tienen menos de 16 años. Se requiere el incremento de las partidas presupuestarias para merenderos y comedores comunitarios y que ello se complemente con la distribución de 10 mil millones de pesos para fortalecer la asistencia en todo el territorio nacional.

Desde el gobierno nacional se resisten a avanzar con el proyecto opositor y sostienen que "sus alcances ya están contemplados dentro de la Ley de Emergencia Social que el Congreso aprobó en diciembre de 2016", según apuntó Perfil. Los informes del INDEC arrojan que la pobreza afecta al 46,8% de los menores de 14 años, mientras que el 14,5% de los chicos argentinos pasaron hambre en el último año. El pasado 26 de agosto la Universidad Católica Argentina presentó un informe donde detalla que cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes de la provincia de Buenos Aires se alimentan en comedores comunitarios, la mayoría en escuelas. 

En Tucumán, un informe del INDEC presentado en marzo de este año arrojó que el índice de pobreza creció 8 puntos en el Gran San Miguel de Tucumán - Tafí Viejo en el último semestre de 2018, pasando el mismo del 24% al 32%. El informe índice que en ese período cerca de 70 mil tucumanos pasaron "a ser pobres", según explicó en su momento Julio Saguir, secretario de Gestión Pública y Planeamiento de Tucumán. Los últimos años, la provincia mantuvo las escuelas y principalmente sus comedores abiertos durante los recesos de invierno y verano para no cesar la asistencia social y alimenticia que allí se brinda a los niños, niñas y jóvenes.