Top

“Estamos a un paso de 1966”: alerta por el cierre de ingenios en Tucumán

CRISIS AZUCARERA

Jorge Rocchia Ferro criticó duramente al Gobierno nacional tras reunirse con Frigerio y Pichetto. “Somos prácticamente unos kelpers para los porteños”, arremetió, y sostuvo que todos sus impuestos “van directamente a Buenos Aires y Capital Federal”.

Ingenio La Corona, en Concepción. Foto: María José Valdez




El empresario tucumano Jorge Rocchia Ferro, Presidente de la Cía. Azucarera Los Balcanes S.A y titular del Ingenio La Florida encendió las alarmas ante la crisis que atraviesa el sector azucarero: criticó duramente la falta de apoyo del Gobierno Nacional y rechazó las políticas para el sector. Convocó al diálogo a todos los sectores para encontrar una solución: “Nos tenemos que juntar porque estamos a un paso de 1966”, alertó.

“Lamentablemente, sin entrar en un rol opositor porque nosotros no somos políticos somos empresarios y podemos contar los hechos: el señor Sica (Dante, ministro de Producción y Trabajo de la Nación) vino a Tucumán a decirnos lo que va a pasar en los próximos 10 años y a nosotros nos preocupa que es lo que va a pasar mañana con tasas del 80%, con la presión tributaria, te aseguro que nadie va a llegar a 10 años”, disparó el empresario en rueda de prensa tras recorrer obras de pavimentación sobre la ruta provincial N°321 junto al gobernador Juan Manzur.

“Dante Sica vino a Tucumán a hablar del tratado con la Unión Europea. No se enteró que nuestras empresas no llegan a fin de año.  ¿De qué país hablan estos tipos?”, reclamó ─vía Twitter─ Catalina Lonac. Rocchia Ferro participó de las reuniones entre empresarios tucumanos y funcionarios nacionales que arribaron a la provincia en el marco de la campaña electoral: “Ayer estuvimos con (Miguel Ángel) Pichetto y (Rogelio) Frigerio, la senadora (Silvia) Elías de Pérez, (José) Cano, etc. Nosotros hemos manifestando que se está cerrando una empresa por día; como presidente de la Unión Industrial hemos planteado que la Nación en este momento con la eliminación del 814 (deducción de cargas sociales sobre el IVA) y de una serie de tributos que tenían para hacerlo más federal al país con los mínimos no imponibles nos dejaba fuera de competencia y el tema azucarero donde nos han modificado 9 veces la fórmula, no nos están dando precio y estamos absolutamente abandonados”, apuntó.



Los 15 ingenios tucumanos concentran el 60% de la producción de azúcar en la Argentina y generan más de 50 mil puestos de trabajo en la provincia. La FOTIA, que nucléa a los trabajadores cañeros, solicitó un incremento salarial del 45% antes de la zafra, y rechazaron la oferta del empresariado de un 35% a pagar en marzo y septiembre. El martes y miércoles hubo medidas de fuerza y hay por lo menos cinco ingenios en conflicto: San Juan, Concepción, La Providencia, Santa Rosa ySanta Bárbara, que no molería este año.

Somos prácticamente unos kelpers para los porteños. Si alguien va a Buenos Aires va a ver que ir a Buenos Aires en este momento es más o menos lo mismo que ir a París, Londres o Nueva York, y a mí me da mucha bronca”, enfatizó el empresario. “Con alegría veo adonde van mis impuestos, van a los porteños, acá no dejan absolutamente nada: El Paseo del Bajo es una obra maravillosa. En Buenos Aires anduve en la Línea H del subte, le puedo asegurar que no hay país del mundo que tenga esa línea”, añadió.

Jorge Rocchia Ferro. Foto: balcanes.com.ar

Rocchai Ferro rechazó duramente las inversiones del gobierno nacional en Capital Federal y Buenos Aires: “Con alegría sé adónde van mis impuestos, van directamente a Buenos Aires y a Capital Federal. Cuando vienen los porteños, no nos dan ni cinco de bolilla, estuvimos con Frigerio y nos escucha, nos escucha toda la gente que viene de Buenos Aires, pero sin ningún tipo de salida”, sentenció.

“La emergencia económica que han presentado nos están dando la razón a nosotros que estamos hoy quebrados, en Tucumán hay dos ingenios sin funcionar. Con la FOTIA tenemos convenio porque nosotros no podemos pagar los montos que están reclamando, entendemos que tiene que haber una recomposición pero no podemos pagar a esos niveles”, alertó. 

Para finalizar,  convocó al diálogo a todos los sectores para evitar el cierre de los ingenios provinciales: “Creo que Gobierno, trabajadores cañeros, productores e industriales nos tenemos que juntar porque estamos a un paso de 1966”, dijo, lapidario.


El temido y oscuro pasado

El 22 de agosto de 1966, el decreto 16.926 firmado por Juan Carlos Onganía dispuso la intervención de siete ingenios tucumanos, dando inicio a la crisis total de la industria madre tucumana. Hacia 1968, cerraron los ingenios  San José, Nueva Baviera, San Antonio de Ranchillos, Los Ralos, Amalia, Santa Ana, Santa Lucía, Lastenia, San Ramón, Mercedes y Esperanza, lo que dejó sin trabajo a más de 50.000 tucumanos y obligó a migrar a Buenos Aires o Rosario a más de 200.000 comprovincianos, un cuarto de la población de la provincia, buscando nuevas posibilidades laborales y condenando al olvido a campos y parajes del este y sur de Tucumán.