"Es muy fuerte": La Bicha estrenó el reality show de Diva y explotó en Tucumán

HISTORIAS DE ACÁ

Marixa Ferrer conduce desde hace 20 años las noches emblemáticas de la disco ícono de la capital tucumana. Hoy, nuestra propia RuPaul, guía el camino de Xiomara Groove, Exon Groove, Sakura Taiser, Reiko Gray, Micaela Groove, Serenity Mons, Lemau y Lady Alutrix, ocho reinas drag que buscan a su joven heredera. VIDEO

La Bicha y las ocho drag queens que buscan ganar el reality. Fotos y video: Diva.




Xiomara Groove, Exon Groove, Sakura Taiser, Reiko Gray, Micaela Groove, Serenity Mons, Lemau y Lady Alutrix van desfilando una por una, llegan a un punto fijo, posan y siguen el camino tras bambalinas para presentar a sus hijas, ocho hijas que quieren ser como ellas, brillar como ellas y, cuando lo indique la ocasión, enfrentarlas y superarlas.  

Xiomara Groove, Exon Groove, Sakura Taiser, Reiko Gray, Micaela Groove, Serenity Mons, Lemau y Lady Alutrix son las ocho reina madres, las ocho drag queens presentadas a continuación por la madre de todas las madres, por Marixa Ferrer, la icónica Bicha, diosa de las noches de Diva desde el primer día de su creación, hace ya 20 años, la primera vez que sus tacos pisaron la disco que celebra uno de sus momentos más épicos de la movida con reality show propio. Con ustedes: ¡El Diva’s Drag Race!

Luego de la euforia que generó el lanzamiento piloto a cargo de La Bicha, toda un fuego ya la ven, llegó el primer capítulo del reality basado en el RuPaul’s drag race, la emblemática drag de Estados Unidos que ha marcado un antes y un después desde su irrupción en los 90 en sintonía con MTV y su hit Supermodel (You Better Work). Lo explica La Bicha en diálogo con eltucumano.com: “Es impresionante lo que está pasando con el Diva’s Drag Race, la euforia en la gente del ambiente y del no ambiente también. El llegue que ha tenido el lanzamiento y el primer capítulo nunca lo pensamos. Es muy fuerte. No imaginábamos tanta repercusión”.

“Todo el mundo loco está loco con la competencia y ha sido un acierto el formato propio con muchas ideas de otros realities además del de RuPaul. Tomamos ideas de los realities en Chile donde hay mucho transformismo y también de programas en México donde es muy fuerte la movida drag. Y Tucumán es un lugar muy importante de la movida a nivel nacional. Quisimos visibilizarla a través del reality. Filmamos el sábado la primera gala con la temática de Moulin Rouge y jamás imaginé vivir ese momento cuando empecé en Diva. Mi idea era divertirme, lo hacía y lo hago por diversión, pero me doy cuenta la energía que tengo. No tengo techo y hemos encontrado a la gente de la productora REC que ha apostado a todo el trabajo que hacemos”, explica la conductora, tan abrumada y revolucionada con estos días que todavía no pudo ver el primer capítulo subido al canal de YouTube este jueves con muy buenos números.

Ya metidos de lleno en la estructura del reality, de las ocho madres con sus respectivas se dividen dos grupos. Se encienden las luces del escenario histórico de Diva, el público saca sus celulares, estira las manos para tocar a sus reinas y delira cuando cuando comienza el chasquido de dedos convirtiendo a la meca de la calle Rivadavia en el mítico cabaret de la París de la Belle Epoque, noches retratadas por Lautrec a través de la pintura y ya más aquí en el tiempo por Nicole Kidman y Ewan McGregor. “Gitchie, gitchie, ya-ya, da-da”, dice la canción y aquí tenemos a nuestra propia Cristina Aguilera interpretándola: se llama Ámbar y es la hija de Micaela Groove.  


Luego de las coreografías libres con la temática Moulin Rouge, las dos menos mejores, como dice La Bicha, fueron sentenciadas. El reality se mezcla con las emociones a flor de piel y el nerviosismo y también el encanto de las hijas como Titiana Gray, cantante, especialista en idiomas y amante de todo lo que es el arte drag. O la propia Ámbar, antes de debutar como Cristina Aguilera: “Me siento genial, amo Diva”. Y aclaraciones acaloradas en vivo también hay: “¿Vale enamorarse de la madre?”, pregunta la notera del behind the scenes. Entonces Lemau pone los puntos: “¡No! ¡Eso es lesbianismo!”

Después de las coreos, el jurado encabezado por La Bicha coinciden: “No se puede ser drag para el Moulin Rouge, tenés que ser femenina”, “Una drag queen no debe perder su masculinidad”, “Lo único que no me gustó fue su masculinidad”. Acto seguido: el jurado salvó a la hija de Lady Alutrix y a la hija de Xiomara. Y quedan condenadas al lipsync (mímica y playblack) Donatella versus Bianca, comiéndose las uñas mientras las ganadoras de la primera ronda celebran: “¡Somos divinas! ¡Súper fuego!” Y también se escuchan críticas y mea culpas: “Algunas que no conocieron el tema se subieron a payasear y no siguieron las normas”, “Estuvimos desconectadas”, o en el caso de Lemau: “Pensaba que había que dejarlas solas”.

La primera eliminada, finalmente, fue la hija de Serenity Mons, quien minimizó la derrota: “Yo no peleo, yo gano. Hoy gané una hija nueva, gané presencia, brillo”. Y sin pelos en la lengua le dedica una crítica sutil y ácida como ella sola: “Le faltó poxirán para que no le salgan las tetas, el camino de una drag es muy difícil”. A lo que La Bicha, más ácida que los caramelos Fizz, remata: “Es un fuego, pero le jugó en contra su inseguridad. Le jugó más en contra sus tetas. La drag tiene que tener seguridad. Sos impecable, estás perfecta, pero se te caían las tetas como travesti mal pagada”.

A la espera de lo que será la segunda gala este sábado 14 de septiembre en Diva, La Bicha recupera su voz, ultima detalles y deja reflexiones sobre lo que es en general la carrera por convertirse en la nueva drag de Diva: “Tengo el respeto de todas las participantes. No dejamos de ver que es un juego. Soy la voz la del jurado y hay que aprender a jugar. En general no me gustó lo que vi, pero cualquiera de las siete puede ganar. Este sábado es la segunda gala con la temática del Gay Pride. Y atentos: viene una drag de RuPaul, directo desde Puerto Rico pasa por Chile y a Tucumán. Todos los sábados vamos a tener invitadas especiales y esta drag es brava, muy prolija. Las hijas están como locas, pero se les nota que quieren aprender y ganar, demostrar el arte drag y convertirse en lo que sueñan”, se despide La Bicha, ícono de Diva, la meca, el templo, colmado de fantasía. Y, ahora también, de reality.



Top