Sexo, porrón y humor en la noche tucumana

Combo explosivo

La psicóloga Mariana Luna promete romper con los tabúes de la sociedad tucumana en el ciclo “Noches de birra y sexo” que arranca esta noche y combina el humor del stand up y la información de la sexología. “Hay gente de 20 años que todavía piensa como si tuviera 50”, dice la artífice de este show desfachatado.

Dos psicólogas brindarán información en un contexto desestructurado para romper tabúes.




Hablar de eso que muchas veces no se habla por pudor, vergüenza o prejuicio. Hablar de sexo en un escenario y a calzón quitado, como dicen las abuelas. Hablar de fantasías sexuales, infidelidad, poliamor, swinger, tríos y más, entre cervezas y risas. Esa es la propuesta de la psicóloga Mariana Luna, quien promete combinar cada quince días en distintas cervecerías de la provincia sus conocimientos en sexología, humor y porrones frescos para mitigar los calores climáticos y corporales en el ciclo “Noches de birra y sexo”. La primera cita de este extravagante espectáculo gratuito será hoy a las 22 en la cervecería ubicada en la esquina de avenida Mate de Luna y Pellegrini. El tema de la noche: los mitos sexuales.

“La sociedad tucumana es muy estructurada. Tiene muchos prejuicios, muchos rollos mentales, muchos miedos, pero hay ganas de aprender”, analiza la psicóloga especialista en sexología Mariana Luna, quien asegura que los tucumanos disponen de muchos más prejuicios que información a la hora de explorar la propia sexualidad: “Todo lo nuevo genera miedo”. Según explica, una muestra de esa “falta de flexibilidad mental” es lo sucedido semanas atrás en una cervecería donde una pareja de mujeres denunció en las redes sociales que fue expulsada del lugar por besarse: “Mucha gente piensa que demostrar amor es pecado, que Dios nos va a castigar. Hay muchos que creen que si su hija ve a dos personas del mismo sexo besándose se va a volver lesbiana.  Es una manifestación de amor, ni más ni menos que eso. En realidad, todo el morbo lo cargan aquellos que identifican de manera negativa esa imagen. Somos una sociedad que tiende a que todo sea mujer y varón y no queremos ver y aceptar que hay otras opciones”. 

La elección de las cervecerías como escenario para su espectáculo de sexología no parece casual, aunque sí lo es, ya que Luna venía pensando hace bastante tiempo en este ciclo. El polémico episodio no hizo más que confirmarle la necesidad de hablar públicamente acerca de esos temas que todavía representan un tabú para gran parte de nuestra sociedad: “Espero romper con esas estructuras. Veo que mucha gente tiene pánico de hablar, de conocer y de informarse. Hay mucho miedo y prejuicio”.

Si la psicóloga optó por las cervecerías para volverlas una especie de consultorio abierto a todo el público, tiene que ver con el formato de un espectáculo que pretende escapar de los formalismos y acartonamientos de los ámbitos académicos. Según cuenta, la propuesta está pensada como un show de stand up donde lo humorístico se combina con lo pedagógico: “Busco trabajar a través del humor todo lo que es la sexualidad, la idea es abrir la noche tucumana y ver la devolución que hace el público. Acá hay gente de 20 años que todavía piensa como una de 50. Cada charla aborda un tema distinto, el objetivo principal no es sólo la salud sexual, sino poder trabajar eso que da vueltas en nuestra sociedad  y que cuesta tanto que la gente incorpore como la cuestión de género, por ejemplo. Creo que el sexo es un tema que engancha y mucho si se lo trabaja desde el humor. Hay una demanda de la sociedad, pero no hay una respuesta. Siento que predomina la respuesta médica y no desde la psicología”. 

Mariana tiene 37 años y se define como una apasionada por la sexualidad humana, por eso decidió formarse como sexóloga. Pero también reconoce en el humor una gran herramienta de divulgación: “Yo le pongo un poco de humor a todo lo que hago”. Del cruce entre su labor profesional y su propia personalidad surgió la idea del ciclo. Por eso comenzó a tomar clases particulares de stand up, a la vez que reconoce la influencia de otras grandes sexólogas y divulgadoras como la portorriqueña Alessandra Rampolla y la porteña Cecilia C. “El humor desestructura, nos permite romper el hielo. Yo puedo decir lo mismo con un Power point, pero si lo digo desde el humor, con juego, la gente se conecta mucho más”, destaca. 

De acuerdo con sus expectativas, el ciclo está pensando para un público de entre 25 y 45 años: “Hay muchas parejas de más de 30 años que tienen hijos y el deseo sexual muerto. Me interesa ese público en el que la vida sexual parece que es con amantes solamente. La idea es tramitar el deseo con las parejas”. El ciclo está pensado de manera itinerante para que circule de bar en bar y con la participación de distintos especialistas invitados. Las temáticas también irán cambiando cada quince días, así como para el primer encuentro el tema es los mitos de la sexualidad, en los siguientes se abordarán cuestiones como la infidelidad, el intercambio de parejas, los tríos, las relaciones poliamorosas y demás tabúes actuales. 

“Siempre amé la sexualidad y me parece un pilar para la felicidad de cualquier persona. Es la base del bienestar y no hablo solo del coito”, explica la especialista que se prepara para irrumpir en la noche tucumana con una propuesta que invita a brindar, reír y aprender

Top