Una colecta le devolvió la sonrisa a don Arias

HISTORIAS DE ACÁ

El querido vendedor de lapiceras y resaltadores fue golpeado y asaltado en las escalinatas de la Facultad de Derecho el miércoles. Lucas, Antonella, Fabricio, Valeria y Mariano, de la Facultad de Derecho, junto un grupo de 60 estudiantes se propusieron mejorarle la vida, llegaron al Gobierno, a la Anses y juntaron una colecta que emocionó al señor de 83 años.

Don Arias y todo lo recaudado por los jóvenes de Derecho. Las fotos son gentileza de Lucas Sobrero.




Tienen 19 años y se conocieron en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán. Los une la carrera y los valores que cada familia les ha inculcado: Lucas Sobrero, Antonella Aragón, Fabricio Martínez, Valeria González y Mariano Villafuerte son apenas cinco integrantes del grupo solidario Sinergia, todo un equipo de trabajo de 60 estudiantes que, por sus propios medios, toman casos que por alguna razón los conmueve. El caso de don Hugo Arias es uno de ellos: el señor de 83 años que vende lapiceras y resaltadores en las escalinatas de la Facultad fue golpeado y asaltado el miércoles pasado. Anoche, este grupo de jóvenes le devolvieron la sonrisa.

"Don Arias es una persona excelente, muy humilde, muy trabajadora. De hecho, al día siguiente del asalto volvió a trabajar. Y a pesar de las cosas que le suceden lo que a él lo mueve es el amor, lo que le motiva a seguir", cuenta Lucas Sobrero, quien inició una fuerte campaña en las redes sociales para ayudar a don Arias. "Juntamos ropa, alimentos y dinero. Se emocionó muchísimo cuando le conté todo lo que generó en la gente: nos llamaron del Ministerio de Desarrollo Social, la Anses ya está a disposición para su jubilación y una pensión por discapacidad para una de sus hijas", agrega el joven estudiante del movimiento Reformistas.

Este viernes a la noche los jóvenes invitaron a cenar a Don Arias. Comieron pizza en Anthony's (ex Lisandro) y allí dialogaron con el hombre que ha sabido ganarse el respeto y el cariño de jóvenes y grandes desde que comenzó la venta ambulante: "La cena fue una excusa para escuchar a Hugo y darle todo lo que recaudamos para él y su familia. Él quedó viudo y vive con dos de sus cinco hijos. Nos llamaron desde muchísimas partes para acercarnos calzados, dinero, útiles escolares. Lo acompañamos al taxi de confianza y lo despedimos".

Lucas y su grupo de amigos ahora se ocupará del caso de una mujer que tiene a su hijo enfermo: "Está bueno aclarar que no apoyamos a ningún político y cualquier herramienta que nos sirva para ayudar a otra persona es bienvenida. Ese es nuestro único objetivo. Queremos demostrar que, pese a lo que a veces se dice de los jóvenes, somos mucha más gente la que tiene conciencia e interés de ayudar a las personas que más lo necesitan. Y eso es lo que hicimos por don Arias".


Si desean colaborar con Hugo Arias o comunicarse con los jóvenes de Sinergia, pueden hacerlo contactándose a los siguientes teléfonos:




Top