"Maldito alfajor de maicena": la agente Gómez evitó nuevamente una tragedia

QUÉ ORGULLO

Hace unos meses, la uniformada fue noticia porque arriesgó su vida cuando un ómnibus se dirigía directo hacia un niño que perseguía a su papá. Esta vez, una madre desesperada llamó su atención. Y ella no dudó.

La agente Gómez, una heroína tucumana. Foto: Facebook




A mediados de enero de este año, la agente Johanna Gómez se convirtió en noticia por su valentía al tirarse a la calle para rescatar a una pequeña de dos años que había bajado a la avenida Aconquija para perseguir a su papá sin que él se diera cuenta. La uniformada corrió, saltó y logró empujar a la menor justo cuando se acercaba un ómnibus. Este miércoles, la policía de 23 años demostró nuevamente su valor al salvar la vida de "Bauti", un nene que ya no respiraba tras ahogarse con un alfajor.

Darío Arias, colega de Gómez, publicó hace algunos días una historia que nuevamente ubica a esta agente como una heroína. En la publicación realizada en un grupo de Facebook aparece la narración de la mamá de Bautista, un niño de dos o tres años que casi pierde su vida. Afortunadamente, justo pasaba por el lugar esta policía. 

"Estaba con mi bebé, que estaba comiendo un alfajor, un maldito alfajor de maicena, jamás imaginé que casi lo perdiera. Efectivamente se estaba ahogando y no podía respirar, me desesperé tanto, no sabía qué hacer, estaba sola con él, llamé a la ambulancia, que por favor venga urgente. En eso, salgo a ver si ya venía y justo pasaba este ángel en su moto particular", señala el relato. "Mi hijo se está muriendo, por favor ayudame", le rogó. Y la agente Gómez no dudó.

"Estaba yendo a mi casa y visualizo una señora con pedidos de auxulio, me llama, me hace señas, pide si la podía ayudar porque el nene de ella no estaba respirando", recordó Gómez.  Al llegar, observó un cuadro desesperante: un niño de dos o tres años, con la piel violácea, casi convulsionando y sin respirar. "Se estaba ahogando con un alfajor de maicena, se ve que ha tosido y se ha broncoaspirado", explicó la agente. "Lo levanto, lo saco de la silla y trato de agarrarlo desde los pies con la cabeza hacia abajo; le di unos golpes en la espalda para que vaya liberando, para que pueda respirar", explicó. Fue cuando Bauti logró expulsar lo que obstruía sus vías respiratorias, pero no reaccionaba. 

"Entonces, lo pongo en el living de la mesa y le practico RCP para que pueda volver a respirar. Gracias a Dios que se ha dado porque la ambulancia todavía no llegaba", agregó Gómez, que indicó que como el menor tenía obra social, habían llamado a emergencias del sistema privado de salud. 

En cuanto a sus conocimientos de primeros auxilios, la oficial señaló que mientras se formaba como aspirante de policía "había una materia que se llamaba Medicina Legal y Primeros Auxilios". "Después sí he buscado información sobre qué hacer en ciertos casos, me anoté en cursos, porque la Policia tiene bastantes en los que te podés ir capacitando", señaló. "Lo que hice con este menor ha sido por lo que me han enseñado", destacó. "Me voy a seguir capacitando, preguntando, para que en cada situación que me toque esté preparada", anticipó.


Top