En 2018 el gobierno tucumano subsidió 20 producciones audiovisuales locales

SUBSIDIO Y POLÉMICA

Desde el Ente de Cultura indicaron que se viene apoyando a producciones que realizan su rodaje en la provincia porque generan trabajo genuino. “Hemos cedido los subsidios de acuerdo a los montos solicitados”, reveló Rafael Vásquez Rivera, titular de la Dirección de Artística de Medios Audiovisuales del organismo cultural provincial.

Rodaje de El Motoarrebatador. (FOTO: Prensa de El Motoarrebatador)




La polémica explotó en medios de todo el país luego de que el Gobierno de Tucumán habilitara un apoyo económico para el rodaje de la película Rumbo al Mar, que producen y protagonizan los actores Federico Bal y su padre Santiago, figuras conocidas de la farándula nacional. La noticia se dispersó de forma negativa a través de las redes sociales, donde se criticó las prioridades de la administración del gobernador Juan Luis Manzur, por financiar producciones “foráneas” en lugar de las locales.

Desde el Ente de Cultura, sin embargo, indican que en lo que va del año se han apoyado económicamente a 20 producciones locales a través de la Comisión de Filmaciones que componen el Ente cultural, el Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP) y en Ente Tucumán Turismo. “Fueron 20 producciones que pasaron por la comisión de filmaciones; se otorgaron 7,5 millones de pesos en subsidios en el último año”, detalla Rafael Vásquez Rivera, titular de la Dirección de Artística de Medios Audiovisuales del organismo cultural provincial.

“Nosotros venimos hace algún tiempo apoyando películas que tengan su rodaje realizado en la provincia”, explica Vásquez Rivera, que además defiende la decisión del gobierno provincial al considerar que es una acción que genera trabajo genuino. “¿Por qué se apoya una película? Aparte de generar puestos de trabajo genuino, son puestos con valor agregado”, insiste.

La película nacional Rumbo al Mar obtuvo $1.500.000 de la Provincia para el rodaje. El monto, según detalla el funcionario provincial, representa un poco más del 10% del costo total de producción y es lo que se acostumbra a dar a los realizadores que solicitan apoyo. “Es aproximadamente un 10% del total lo que se da; Rumbo al Mar tiene un presupuesto de aproximadamente 20 millones”, aclara y agrega: “Hemos cedido los subsidios de acuerdo a los montos solicitados, por darte un ejemplo el rodaje de El Motoarrebatador solicitó 650.000 y se le dio exactamente eso”.

El Motoarrebatador, del tucumano Agustín Toscano, se proyecta hoy martes y mañana miércoles en el bloque la “Quincena de Realizadores” del Festival de Cannes, previo a su estreno en cines el 7 de junio. En 2013, Los Dueños, una producción del mismo director, se presentó también en el certamen francés. Ambas producciones recibieron apoyo estatal, algo que Vásquez Rivera apunta como una condición necesaria en esta parte del mundo, ya que son contadas las mega productoras que concentran la actividad a nivel mundial. “Es imposible en esta parte del mundo hacer cine sin apoyo del Estado; tiene que ver con la concentración mundial de la actividad de algunas productoras”, asegura.

“Los Dueños marcó un antes y un después, fue una película realizada con identidad local y con el apoyo del INCAA, del Ente y con directores locales, eso hace diferencia. El Motoarrebatador es un antes y un después también, es una producción local que ha llegado a uno de los eventos más importantes del mundo, estamos hablando de lo más destacado de la cinematografía”, resalta el funcionario y especialista audiovisual.

Del compromiso asumido con Rumbo al Mar, Vásquez Rivera destaca que por contrato se acordó la contratación de un 50% de técnicos locales, y de otro 50% de actores también de la provincia. En el caso de los técnicos, la cifra terminó ascendiendo al 80%. “Es dinero que queda en la provincia”, destaca Vásquez sobre los subsidios estatales a producciones nacionales y locales.


Audiovisualistas locales por una Ley de Fomento

Desde Tucumán Audiovisual, asociación que agrupa a realizadores y técnicos de toda la provincia, no ven con malos ojos el subsidio brindado a la película Rumbo al Mar, pero bregan por una ley provincial de fomento para que el futuro otorgamiento de subsidios no sea discrecional y sea evaluado previamente por una comisión especializada en la materia.

“Más allá de la situación de la película es que Tucumán tenga su propia Ley de Fomento para no repetir las experiencias de otorgar de manera discrecional apoyos económicos; que pase por un órgano o un ámbito especializado para evaluar cada proyecto”, explica Gustavo Caro, presidente de la agrupación de audiovisualistas.

Sobre el apoyo gubernamental a producciones locales, Caro asegura que en años anteriores el soporte era menor, se cubrían cuestiones mínimas como transporte, alojamiento o catering. Apunta que a partir de 2017 la política comenzó a tener más en cuenta el cine local. “Hay una voluntad de apoyar”, asegura.

Top