Basta de porteñizar las comidas tucumanas: la empanada no se mancha

OPINIÓN

La provincia está cada vez más invadida de cambios gastronómicos, algunos con mejor suerte que otros, pero ahora llegamos al colmo con cartel y todo: ¿qué nos pasa? Además: los inventos porteños que fracasaron en Tucumán.

Foto: Subiquetellevoturismo.blogspot.com.


“Empanada tucumana”, dice una pizarra en la puerta de una conocida pizzería en frente de la plaza Independencia. ¿En serio hay que aclarar eso o alguien entre y pide de carne molida o cortada a cuchillo?

El año pasado fue que se instaló en Tucumán el Noble Repulgue, una franquicia de Buenos Aires que se dedica a vender empanadas, porteñas obviamente, y con mucha variedad. Un comercio que tenía que aclarar que vendía empanadas de carne, de carne salteña y carne cortada a cuchillo; todas preparadas de una manera muy espantosa. Lógicamente, la poca visión comercial de su dueño tuvo su resultado en la meca de las empanadas: cerró a los meses. Haciendo una comparación, sería como que Yiyo llevara sus pizzas a calle Corrientes, en las cercanías de Guerrín, El Palacio de la Pizza o El Cuartito. Una locura.

Los que duraron más años, pero tampoco tuvieron éxito, fueron los locales de Subway, una cadena que vendía una especie del popular “Apretao”, pero careta y con un precio excesivo para el horripilante gusto que tenía, como los de atún, pollo teriyaki y el verso de la almóndiga, versus mortadela, mortadela con mayonesa, mortadela con queso y mayonesa. En calle San Martín duró muy poco, mientras que en el Portal y en 25 de Mayo varios años más, hasta que caducó. 

Hace apenas unos días inauguró un nuevo local, también franquicia y también de Buenos Aires o Córdoba, no importa, como la de las empanadas, pero esta trae MILANESAS. Sí, como lo leyó bien. Si bien no son en formato de sánguches, se instalaron para traer sus “novedades” de milanesas al plato, con muchas variedades, todas cortadas perfectamente iguales, sin cambiar el tamaño ni el formato, algo medio extraño. Sin dudas, como todas las novedades que llegan a Tucumán, el local será un boom, hasta que nos demos cuenta.

Los que se mantienen vigentes son los Mac Donald's, Burger King y Mostaza con sus hamburguesas y sus juguetes. Para colmo, la marca de los arcos dorados sumó hace un año su local de automac, el cual vive completamente repleto, comprobando una vez más el elevado nivel de vagancia que poseemos los tucumanos, hasta para salir del auto.

Poco a poco la gastronomía tucumana va cambiando, buscando renovarse constantemente. En épocas de hamburguesas gigantes y cervecerías en todos lados, la milanesa y la empanada se mantienen siempre vivas, siendo lo más solicitado siempre por los turistas, sobre todo en esta época de vacaciones de invierno. Teniendo en cuenta eso, ¿hace falta que un local aclare en una pizarra que vende empanada tucumana? ¿Qué sigue, los sanguches de milanesas en papel film vendidos en los quioscos? Si quiere comer empanadas, las verdaderas, dese una vuelta por la plaza Independencia y sus alrededores. Basta de porteñizar las comidas tucumanas.

Top