Nueva Ley de Vacunas

Opinión

El diputado nacional Pablo Yedlin analiza la importancia que reviste para la Salud Pública la media sanción que obtuvo su proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación.


El proyecto por una nueva ley de vacunas –del cual soy autor- obtuvo la media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación. Y se encamina ahora al Senado de la Nación para su debate y aprobación. Obtener la media sanción de una ley nacional en una Cámara de Diputados de la Nación en minoría, no fue un tema sencillo. Tuvimos que trabajar en dos frentes que tenían sus propias complejidades. 

Por un lado, una ley de vacunas que reunió los aportes de más de diez instituciones científicas y académicas del país que hicieron, de mi primer borrador presentado en marzo de este año, un texto más rico y riguroso. Una a una hicimos las reuniones, cara a cara, y modificando el texto una y otra vez. Hasta que se logró un consenso técnico reconocido por todas las instituciones. El apoyo inicial del ahora secretario de Salud de la Nación fue vital. A todos ellos mi reconocimiento, y en especial a mis pares de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn) que integro desde los tiempos en que fui ministro de Salud de Tucumán.

El otro frente fue obtener el consenso político. En un país que sigue atravesado por la “grieta”, en donde a veces solo basta saber qué piensa el adversario político para que salgamos a decir que estamos en contra…proponerse elaborar un proyecto de ley por consenso de tantos y tantos bloques parecía una quimera.

El proyecto de ley fue tratado en tres comisiones de Diputados (Salud, Legislación General y Presupuesto), es decir, por unos sesenta diputados nacionales de todo el país, amén que antes fue debatido por los equipos de trabajo de los asesores de esas tres comisiones. Debates que muchas veces fueron atravesados por las chicanas del día, cuestiones coyunturales que no nos permiten ver en perspectiva. Tuve que hacer “cuerpo a cuerpo” con muchos diputados nacionales tanto de Cambiemos como del Frente para la Victoria. El aprendizaje fue enorme para mí.

Me ayudó mucho haberme desempeñado doce años en el Sistema de Salud de Tucumán. Cuatro años como Secretario Ejecutivo Médico y ocho años como Ministro, y obviamente sumado a mi profesión como médico pediatra, terapista intensivo infantil y docente universitario de salud pública. Por eso en la campaña electoral me comprometí a impulsar una nueva ley de vacunas. Tucumán y la Argentina la necesitan urgente. Por eso ahora pondremos el mayor esfuerzo para que sea aprobada por el Senado de la Nación y luego promulgada por el Presidente de la Nación.

Esta nueva ley de vacunas además de actualizar la normativa, define claramente que las vacunas en la Argentina son Gratuitas para todos los ciudadanos tengan o no obra social. Para ello la secretaria de salud de la Nación es la responsable de comprar los biológicos y los insumos necesarios para distribuirlos a todas las jurisdicciones y sistemas de salud para su aplicación. Son Públicas, es decir el calendario de vacunación es decidido y actualizado por la secretaria de salud de la Nación, que es asesorada por una comisión de expertos independiente (CONaIn). Y son Obligatorias, dado que la vacunación no solo evita que el vacunado enferme sino que tiene un efecto solidario al evitar la circulación de las enfermedades y el contagio a grupos que por su edad o su condición de salud no se pueden vacunar.

Así es que la futura ley prevé varios momentos para exigir el calendario completo de vacunación, por ejemplo ingreso escolar, secundario, universitario, realizar trámites de documentos e incluso llega a habilitar bajo orden judicial la vacunación compulsiva. Pero lo más destacado fue el apoyo que concitó. La esperanza que más allá de nuestras diferencia partidarias, cuando de Salud Pública se trata podamos dialogar y acordar. Que así sea. 

Por Pablo Yedlin, diputado nacional
Presidente del bloque Frente Justicialista por Tucumán

Top