La Educación pública se defiende con acción

Opinión

La docente Ana Luisa Coviello denuncia que "los medios de comunicación hegemónicos titulan tendenciosamente que el gobierno ha propuesto el 25 % de aumento salarial y que CONADU Histórica lo rechaza, dando a entender que nuestra Federación no se conforma con nada".

El movimiento docente estudiantil incluyó las vigilias en el Rectorado como otra forma de protesta. Foto gentileza Agostina Rossini.


Los docentes universitarios de más de 25 asociaciones de base en todo el país, nucleados en torno a CONADU Histórica, nuestra federación a nivel nacional, hemos dado inicio a la 6° semana de paro en todo el país, en medio de una inmensa movilización federal, con numerosas facultades y rectorados tomados, y con un movimiento docente estudiantil que día a día suma luchadores dispuestos a decir NO al ajuste de este gobierno nacional, de sus réplicas a niveles provinciales y de sus sumisos rectores, cómplices del vaciamiento y del desfinanciamiento de las Universidades públicas.

Después de 6 reuniones paritarias con el gobierno nacional en las que los ofrecimientos no mejoraban el 15% de aumento en 4 o en 3 cuotas, se nos arrima una propuesta bochornosa que suma un 10% de sumas fijas y en negro. Los medios de comunicación hegemónicos titulan tendenciosamente que el gobierno ha propuesto el 25 % de aumento salarial y que CONADU Histórica lo rechaza, dando a entender que nuestra Federación no se conforma con nada. Lo que no explican esos medios es que ese 10% que parecería superador de las 6 ofertas anteriores no suma al salario básico, ni repercute en la antigüedad, ni en el título, ni en la zona desfavorable, y que esas cifras en negro implican un retroceso de 13 años. Cabe recordar que la lucha de 2005 dio como resultado el blanqueamiento de cifras en negro que nuestros salarios venían sobrellevando malamente. 

CONADU (sin H) y los demás gremios nacionales minoritarios firmaron el viernes pasado el acta paritaria con el gobierno de Macri, sellando con ello la precarización de los salarios docentes universitarios y traicionando lo que solo de boca para afuera sostienen: la defensa de la educación pública y de sus trabajadores. Todos los años, la misma situación: CONADU, FEDUN y los gremios burócratas, entregando el salario de los trabajadores de la educación universitaria, sin intentar siquiera renegociar y presionar para que la precarización no nos afecte.

En este contexto, CONADU Histórica, una vez más, se niega a avalar un acta infame, y se mantiene en pie de lucha, junto a los cientos de miles de trabajadores de la educación, de la ciencia, de la comunicación, de la salud, de los proyectos de agricultura familiar despedidos y precarizados por un Estado que dice no tener dinero pero se niega a aplicar retenciones a los que más tienen y estimula la especulación financiera de quienes nada necesitan.

Mención especial se merece la “disposición administrativa” 1605/2018 publicada ayer lunes 10/09 en el Boletín Oficial del Estado, en la que se dispone que parte del dinero contemplado en el presupuesto 2018 para Educación, Ciencia  y Tecnología pase al Ministerio de Seguridad para reforzar las partidas destinadas a la represión de los trabajadores. A este gobierno nacional no le ha bastado quitar al presupuesto de universidades nacionales 3.000 millones de pesos que se fueron acrecentando hasta llegar a los 4.000, ni se ha quedado satisfecho con subejecutar las partidas ya contempladas en el presupuesto aprobado para este año. Ahora, además, nos quita de ese presupuesto a la baja aún más dinero para reforzar el aparato represivo. Una vergüenza.

A todo esto, el Rector de la UNT, el ingeniero José García, tiene el tupé de atacar el paro docente en cuanto medio lo entrevista o micrófono le ponen delante. Lo que no dice el Señor Rector es que la Adiunt, el gremio luchador y mayoritario de la UNT, ha venido dialogando en los últimos 3 años en paritarias locales con los representantes del Rectorado, denunciando la falta de pago de retroactivos efectivamente trabajados por docentes y la falta de cumplimiento con el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) que establece un adicional por título de posgrado, sin que hayamos tenido otra respuesta más que “no hay dinero”, absolutamente infundada. No explica el Señor Rector que él y las autoridades del rectorado de Alicia Bardón y de los anteriores rectorados se niegan a transparentar las cuentas de la UNT, que maneja presupuesto público pero que no quiere hacer balance ni dar cuenta de en qué se gasta. El Rector debería decir cada vez que pide medidas más creativas de protesta que el diálogo con los representantes gremiales de la UNT no avanza porque no quieren los funcionarios decir en qué se ha gastado ese dinero que pertenecía legítimamente a los docentes que hoy reclaman.

También en el día de ayer se viralizó una carta abierta de padres de las escuelas experimentales de la UNT en la que piden a los docentes que contemplemos “medidas alternativas” para no dejar a la deriva a los estudiantes secundarios. Quizás sean padres que no advierten que próximamente sus hijos no podrán estudiar porque no habrá cómo afrontar los tarifazos de luz en las escuelas, o que en breve sus hijos se quedarán sin poder ir al baño en la escuela porque no habrá agua, o, como sucede actualmente en la Facultad de Bioquímica, lloverá en las aulas materia fecal porque no hay presupuesto para mantenimiento de la estructura edilicia, como han denunciado vocal y delegada de esa facultad. A los padres de estudiantes de las escuelas experimentales los invitamos a participar de las numerosas actividades de protesta que hemos venido llevando adelante “creativamente”, como “La UNT sale a la calle”, donde docentes e investigadores de la UNT hemos llevado a Plaza Independencia, a la Quinta Agronómica y al Rectorado talleres, hemos dictado clases públicas en las que hemos dado a conocer los numerosos efectos del desfinanciamiento en escuelas y facultades, hemos expuesto en posters nuestros proyectos de investigación, financiados mayoritariamente con el dinero de nuestros salarios porque los destinados por la Secretaría de Ciencia, Arte e Innovación Tecnológica de la UNT (SCAIT) son ridículos, y donde estudiantes de Letras han realizado talleres literarios, estudiantes de Teatro han puesto en escena intervenciones artísticas, estudiantes del secundario nucleados en la Unión de Estudiantes Secundarios de Tucumán (UEST) han tomado la palabra para posicionarse críticamente frente a la crisis, y donde hemos podido construir espacios de debate, de difusión de los problemas que atraviesan las facultades y escuelas, de reflexión sobre nuestras representaciones y sobre los modelos de Educación que defendemos, y de acción. Una acción de protesta y denuncia del vaciamiento de lo público.

A esos padres hoy preocupados por la falta de clases de sus hijos los exhortamos a construir movimientos de protesta contra las políticas privatistas de este gobierno nacional, que pongan en la agenda la necesidad de mayor presupuesto para Educación, y que exijan que paguen lo que corresponde a sus trabajadores, en lugar de orientar la presión hacia quienes ya hemos agotado las instancias de diálogo con funcionarios que no quieren dialogar.

Creo que es imprescindible que la comunidad conozca todo lo que los medios hegemónicos silencian o cuentan a medias, todo lo que los funcionarios públicos y autoridades de nuestros gobiernos y universidades callan y esconden. Somos el eslabón más precarizado y débil: dirijan sus quejas y reclamos a quienes tienen el poder de cambiar la situación.

Invitamos a padres, a docentes que todavía no se han sumado a la lucha, a estudiantes que creen que a la universidad pública solo se va a estudiar, a los no docentes que apoyan nuestros reclamos porque son los mismos que los suyos, a egresados que han pasado por la Universidad pública y han obtenido sus títulos merced a su gratuidad, y a todos aquellos que crean que la universidad no debe ser solo para los ricos sino que tiene que ser una institución que facilite la movilidad social, a sumarse a este gran y esperanzador movimiento social en defensa no solo de los salarios de los trabajadores de la Educación sino más ampliamente en defensa de la Universidad pública, gratuita, laica, científica y de calidad.



Ana Luisa Coviello. Doctora en Filología Clásica por la Universidad de Barcelona y Licenciada en Letras por la Universidad Nacional de Tucumán. Ejerce la docencia universitaria en las Cátedras de Semiótica para Ciencias de la Comunicación y de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras. Directora del primer Proyecto de Investigación de la UNT enteramente dedicado a la Semiótica. Ejerce la docencia media en Lengua y Literatura del Ciclo Orientado. Vocal de ADIUNT por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT.

Top