Las razones detrás del paro de los docentes universitarios

Opinión

El economista y dirigente de ADIUNT, Ariel Osatinsky, explica con números la crítica situación por la que atraviesan los profesores de la Universidad Nacional de Tucumán, tomando como ejemplo el caso de un Auxiliar Docente Graduado.

Foto gentileza ADIUNT.


Los docentes universitarios hace años que venimos reclamando por nuestros salarios y condiciones de trabajo. No sólo somos los docentes que percibimos uno de los salarios más bajos de todo el sistema educativo, sino que además nuestro sueldo quedó varios puntos por detrás de la inflación en los últimos años sin que los gobiernos aportasen un solo peso adicional.


Los docentes universitarios y preuniversitarios somos más de 150.000 en todo el país. Para tener una idea de lo desvalorizado que está nuestro sueldo podemos tomar el caso del cargo testigo, el Auxiliar Docente Graduado Semidedicación. Como trabaja 20 horas semanales debería alcanzar con su sueldo lo que se considera la Media Canasta Familiar, hoy valuada en $20 mil pesos. Sin embargo, este colega está ganando $11.400 pesos aproximadamente.

Este colega Auxiliar Docente Graduado debe afrontar con esos $11.400 el pago de un alquiler de $5.000/6.000 pesos, el pago de $2.500/3.000 en impuestos, $1.500/2.000 en transporte público (dos adultos del grupo familiar), y con lo que queda, -menos de $3.000 pesos-, debe cubrir el gasto mensual en alimentación, salud y educación. 

A lo salarial, hay que agregar el avasallamiento que sufre el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT), que no se respeta ni se aplica plenamente. Son numerosos los casos de autoridades de Facultades y Escuelas de la UNT que con sus decisiones violentan el CCT. Por si fuera poco, los problemas en la Obra Social de la UNT (ASUNT) no paran de agravarse. Siguen con la política de descargar el déficit millonario sobre las espaldas de los afiliados: han impuesto un nuevo tarifazo sobre los jubiliados afiliados, el sector más vulnerable.

Por todo esto, reclamamos un aumento salarial de 25% porque es la inflación que habrá este año (el incremento promedio de precios ya en enero, febrero y marzo ha superado el 7%). Reclamamos $17 mil pesos para el cargo inicial de tal forma que no queden docentes bajo la línea de pobreza.

Denunciamos el nuevo recorte al presupuesto de las universidades estatales de $3.000 millones de pesos. Más del 90% del presupuesto se destina a salarios, y el resto para cubrir las otras necesidades. Esta política de asfixia presupuestaria es la que han llevado adelante todos los gobiernos y autoridades universitarias. Por eso frente al nuevo recorte, los rectores que integran el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), mantienen un silencio cómplice, avalando semejante atropello.

Para que puedan expandirse las universidades privadas se requiere del derrumbe de la universidad estatal y gratuita. Es la política que hace décadas impulsan los gobiernos, siendo las autoridades universitarias correa de transmisión del ajuste. Desde la ADIUNT y CONADU Histórica reafirmamos nuestro compromiso en la defensa de la Universidad pública y gratuita, y en la defensa de los derechos docentes. Impulsamos este Paro Nacional activo y un plan de lucha, porque es el camino para obtener respuestas a nuestras demandas y derrotar el ajuste de Macri y los gobernadores.


Ariel Osatinsky es Licenciado en Economía y Doctor en Ciencias Sociales. Desde 2002 se desempeña como docente de la Universidad Nacional de Tucumán  e Investigador del CONICET. Tiene diversas publicaciones sobre la economía, el mercado de trabajo y la pobreza de Tucumán y el NOA. Ejerció diferentes cargos en ADIUNT, hasta ocupar la Secretaría General en 2014. También es Secretario de Relaciones Internacionales de CONADU Histórica. Fue candidato en diferentes elecciones en las listas del Partido Obrero y el Frente de Izquierda (FIT).


Top