Porteñocéntricos: Periodistas e hinchas de River ahora se quejan del arbitraje

El día después

El partido que dirigió Ariel Penel dejó mucho que desear con errores por todos lados, pero de eso no hablaron en los medios de Buenos Aires. ¿Hasta cuándo los 'grandes' seguirán creciendo a expensas de los clubes del interior?.

Foto: TyC Sports.




Durante años, muchos, tanto Atlético como San Martín se vieron perjudicados constantemente por los arbitrajes, sobre todo cuando el rival de turno era de Buenos Aires, y más aún, si se trataba de uno de los cinco grandes, sobre todo Boca y River, los que más peso tienen históricamente.

En la jornada de ayer, Ariel Penel tuvo una mala actuación, con aspectos a favor y otros en contra de Atlético. Pero claro, la parcialidad mostrada por los encargados de la transmisión televisiva, pusieron en vista como si los únicos perjudicados fueron los Millonarios, pero no es así. Penel se equivocó para ambos lados.

Los que peor mostraron su fanatismo fueron Matías Martin, comentarista, y Nicolás Distacio, borde de campo, confesos hinchas de River. El comentarista, recalcó una y otra vez la clara mano de Mathías Abero, en el primer tiempo, que hubiese sido penal para el local, cuando el partido estaba 1 a 0. La jugada pasó, el encuentro siguió y mientras iba terminando, Martin volvió a recordar en reiteradas oportunidades, con la colaboración de imágenes, el penal que no le cobraron a los de Marcelo Gallardo.

Minutos después de esa jugada, Penel cobró, a instancias del juez de línea, un offside del propio Abero, que terminó con un zapatazo de Gervasio Núñez que se clavó en el ángulo de Franco Armani. Lo que Matías Martin, ni ninguno de sus compañeros recalcó, fue que Abero no participaba de la jugada, nunca la tocó ni molestó a un jugador de River que se preparaba para despejar. El que cabeceó fue Rodrigo Aliendro, que estaba habilitado, por lo que el gol de Núñez era legítimo. En la repetición, los periodistas recalcaron que Abero estaba adelantado, pero nunca dijeron que no participó para nada en la jugada.

Es la primera vez que se ve a periodistas de Buenos Aires llorar porque se sintieron perjudicados por el arbitraje contra un equipo del “interior”. Será que es la primera vez que les pasa, que lo sienten y que lo sufren. Por una vez que la pared orine al perro, no pasará nada. Pero es bueno que vivan en carne propia lo que ocurre desde siempre en el fútbol argentino cuando ellos juegan en fuera de la Capital. Bienvenidos a nuestro mundo.



Top