Emilse Ruiz, la tucumana que sueña con llevar su tenis al mundo

joven promesa

Tiene 14 años y ya llegó a ser número 2 de Argentina. “Todos quieren llegar a ser alguien, pero a veces el entorno es difícil”, cuenta la oriunda de Bella Vista.

Fotos: gentileza Emilse Ruiz.




El tenis es uno de los deportes que menos alegrías dio a los tucumanos en los últimos tiempos. De Mercedes Paz hasta la fecha, son pocos los que lograron pegar el salto a nivel nacional. Hasta ahora, que apareció Emilse Ruiz: “A veces el entorno es difícil. Este deporte es muy caro, son muchas cosas en las que hay que gastar. Los padres a veces no apoyan a los chicos, los entrenadores solo buscan entrenar a chicos de escuelita y no de competición”, relata la joven promesa tucumana.

Emilse compitió en la categoría sub-14 hasta el año pasado, logrando grandes resultados en las competencias en las que estuvo y trepando al puedo 2 del ranking nacional. Ya en 2019, la oriunda en Bella Vista pasó a la categoría sub-16, donde comenzará la competencia en el puesto 15 del escalafón en Argentina.

La joven arrancó desde muy chica a jugar al tenis: “Mi primera raqueta la compraron a los dos años, pero empecé a jugar a los cuatro. Mi hermano comenzó a enseñarme allí, en Bella Vista. A los siete empecé a viajar a su facultad donde él iba a estudiar, allí empecé a practicar tenis”, cuenta Emilse en diálogo con eltucumano.com desde Córdoba, donde se encuentra haciendo la pretemporada. “Paralelamente vez hacía dos deportes más: hockey y gimnasia artística, y a la ves danzas”, agrega.


Poco a poco, fue abandonando las otras tareas para dedicarse de lleno a su gran pasión: “Me di cuenta cuando hacía todos esos deportes a la vez y yo decidí dedicarme al tenis porque el tenis fue el que me eligió a mí y nadie me presionó a hacerlo”.

Una vez asentada en el deporte, Emilse comenzó a dedicarse de lleno en el Tucumán Lawn Tennis, donde se entrena hasta el día de hoy cuando está en la provincia. “Desde el verano de 2016 empecé a hacer pretemporada en Córdoba, con el profe Charly Abougauch y desde allí voy en todas las pretemporadas de verano e invierno, y si puedo antes de ir a algún torneo”, detalla la tenista.

Ir a Córdoba y a las ciudades donde le toca competir no es una tarea fácil para Emilse. “Casi siempre viajo con mi mamá y nos quedamos a donde podemos, porque la mayoría de lugares y hoteles están muy caros, así que a veces nos quedamos en lo de alguna gente amiga nos quiera albergar”, cuenta la joven de Bella Vista, quien estudia en la escuela Agustina B. De García Fernández de esa ciudad.


Llegar lejos en el tenis es una tarea complicada en Argentina y mucho más en Tucumán, donde no se cuenta con los recursos necesarios para la proyección de jugadores: “Todos los tenistas tienen un sueño, todos quieren llegar a ser alguien, pero a veces el entorno es difícil: este deporte es muy caro, son muchas cosas qué hay que gastar. Los padres a veces no apoyan a los chicos, los entrenadores solo buscan entrenar a chicos de escuelita y no de competición. Yo tuve que bajar a Córdoba para trabajar con un buen entrenador y eso le doy gracias a mi mamá, porque ella se dio cuenta de todo eso. Ella y mi familia están evadiendo muchos obstáculos para que yo siga mi sueño”.

Emilse ya empieza a hacer ruido a nivel nacional, metiéndose entre las 15 mejores en una categoría en la cual recién comenzará a competir este año. A pasos firmes, la tucumana busca seguir ganándose su lugar con la idea fija de “vivir profesionalmente de esto”.

Top