Atlético se confió, durmió y lo pagó caro

ANÁLISIS

El Decano tenía controlado el partido, pero las falencias defensivas en pelota parada hicieron que se lo dieran vuelta.

Mathías Abero intenta despejar ante la marca de Matías García. Foto: Prensa Club San Martín.




Se fue el último partido del año de Atlético Tucumán en un extenso y fructífero 2018 que será inolvidable para todos. Pero la frutilla del postre no pudo llegar en el superclásico tucumano y el sabor agridulce quedará, al menos por unos días más. Porque el conjunto de Ricardo Zielinski ganaba 2 a 0 y parecía que dejaba a San Martín para el cachetazo, pero se confió, se durmió y lo pagó caro.

El primer tiempo fue por demás parejo. El Decano sacó una rápida ventaja y los espacios comenzaron a aparecer muy rápidamente, pero nunca los supo aprovechar, siempre faltó esa puntada final. David Barbona no estuvo fino con la pelota en sus pies y eso se sintió. Cuando parecía que San Martín reaccionaba en ese período, apareció Juan Mercier para adueñarse del mediocampo y no dejar pasar a nadie. Aún así, en ese período, José San Román no estuvo fino en la marca sobre Matías García y lo tuvo que sufrir en más de una vez.

En el arranque del complemento llegó el gol de Barbona y parecía que se aproximaba el cuarto triunfo al hilo, pero las falencias defensivas en pelota parada volvieron a estar presentes. Primero en un tiro libre y luego desde la esquina. Así empató San Martín y el golpe fue durísimo para los de Ricardo Zieliniski que nunca lograron recuperarse anímicamente.

La cancha rápida complicó a todos para intentar crear. Con Favio Álvarez en cancha, se creía que Atlético iba a tener más juego. Mucho más con el platinado listo para contragolpear, estando aún 2 a 1 arriba. Pero el cordobés no pudo entrar en sintonía y eso se sintió. Para colmo, la salida de Barbona le dio más libertar a los de Walter Coyette en las bandas y desde ahí San Martín se comenzó a aproximar.

Se cierra así un 2018 inolvidables para Atlético, que lo tuvo entre los ocho mejores del continente y parcialmente como escolta de Racing en la Superliga. Será tiempo de vacaciones y esperar a ver quiénes se irán del club y en qué sectores se reforzará el equipo, si quiere mantenerse en el pelotón de los de arriba.


Top