“No sé si será el último”: Lucchetti quiere cerrar el año en lo más alto

EL SUPERCLÁSICO TUCUMANO

El capitán de Atlético Tucumán se prepara para un encuentro que no se juega oficialmente desde hace más de cinco años: “Esperemos que salgan las cosas como nosotros pensamos, como queremos”.

El capitán del Decano jugará su segundo superclásico tucumano oficial. Foto: Unosanrafael.com.ar.




Poco más de 48 horas restan para que el superclásico tucumano vuelva a jugarse oficialmente, luego de más de cinco años, y con el condimento especial de que será la primera vez en la máxima categoría del fútbol argentino. Atlético y San Martín se verán las caras en el estadio Monumental, el sábado a las 19.20, con el arbitraje de Fernando Rapallini.

Pasaron más de seis años desde que Cristian Lucchetti llegó al Decano para convertirse poco a poco en ídolo de la institución y en uno de los arqueros más importantes de la historia del club. El Laucha trata de vivir las horas previas con tranquilidad, sabiendo que no se viene un partido cualquiera: “Estamos bien, con lo que significa jugar un clásico, que es un partido especial para nosotros, para la gente. Con ganas de que salga un buen partido, que podamos terminar el torneo en nuestra cancha, de la mejor manera”, destacó el capitán de Atlético en diálogo con eltucumano.com.

“Todos los clásicos son especiales. No porque sea la primera vez en primera va a ser el más importante. Sí es trascendental para la provincia y por supuesto para los dos clubes, pero cada partido es especial, cada clásico tiene sus condimentos, por más que sean por los puntos, amistosos o Copa Argentina. Siempre se le quiere ganar al clásico rival sin importar el contexto”, agregó. 


Para Atlético no es un partido más, y no solo porque sea San Martín, sino porque tendrá la posibilidad de quedar transitoriamente en la punta de la Superliga: “No sé si estamos obligados a ganar. Si queremos ganar, si queremos hacer las cosas de la mejor manera para sumar tres puntos importantes desde la tabla, desde lo anímico. Desde todo punto de vista es un partido que se dicen que son tres puntos en juego pero hay más que eso. Está lo anímico, lo psicológico y lo que significa jugar contra San Martín y poder coronarlo”, señala el Laucha.

Con el antecedente de lo ocurrido en el último River-Boca que no se jugó el pasado fin de semana, Lucchetti intenta calmar las cosas: “Si bien uno entiende que los dos equipos queremos ganar, que el folclore del fútbol está en juego, las cargadas, tres puntos importantes para los dos; uno tiene que tratar de aprender a perder. Saber perder. Creo que eso nos cuesta mucho, sobre todo a los argentinos. El mensaje es que vayan a disfrutar el partido. Sé que en la cancha de Atlético siempre se vivieron partidos con tranquilidad, con normalidad, nunca pasó nada a mayores. La gente de Atlético sabe entender este tipo de partidos. Esperemos que sea una fiesta, con alegría, con lo que significa jugar el clásico. Y por supuesto, que lo disfrutemos, es el primero en Primera División y esperemos que sea por muchos años más”.

Con 40 años, el Laucha será el jugador más longevo en el campo de juego. Durante su carrera jugó muchos partidos de este tipo, en Tucumán, en Buenos Aires y en México, pero éste es distinto: “Todos los clásicos son especiales. Este es uno muy lindo, porque lo vive toda la provincia, porque hace mucho que no se juega de manera oficial. Trataremos de disfrutarlo al máximo. No es lo mismo jugar un clásico a los 18 años que hacerlo a los 40”, señaló. Sobre el cierre, el capitán de Atlético Tucumán dejó la frase que despertó la alarma en los hinchas: “No sé si será el último, pero trataré de disfrutarlo y ojalá sea con un triunfo”.




Top