¿Cuál es la camiseta más linda de San Martín de todos los tiempos?

TE LLEVO EN LA PIEL

Desde 1909 la tradición marca bastones verticales rojos y blancos: delgados, de piqué, anchos, de tela, con detalles en el pecho, diversos colores para las alternativas y la estrella dorada arriba del escudo. Mirá las fotos y elegí la tuya, Ciruja.

La Zeus del 84. Qué equipo. Qué camiseta. ¡Qué fiesta! Las fotos son de CASM Oficial, Colección camisetas de San Martín, Santo de la Ciudadela y Mundo Ciruja




Desde 1909 pueden cambiar todo lo que ustedes quieran, pero hay algo que se mantiene firme como soldado del general San Martín: son los colores rojos y blancos basados en los uniformes del ejército que lideró el héroe. Pueden variar las telas: el piqué, tela opaca, brillosa, dry-fit y la mar en coche. Las marcas también han ido mezclándose desde que el fútbol se profesionalizó y marca (valga la redundancia) cómo andaba el club en esos tiempos: han vestido al Santo Adidas, Sportlandia, ¡Nanque!, Zeus, Topper, Reusch, Lotto, Mebal, Team Foot, Aga Deportes, ¡Brisa!, la resurrección con Lotto, Kappa, Penalty, ¡Joma! y KDY.

¿Cuáles son los criterios que se imponen a la hora de elegir la camiseta más linda del club de tu vida? El diseño pesa, seguro: la de piqué mangas largas con bastones finos roja y blanca sin publicidad ni ningún invento, es la que cualquier hincha atesora porque también marca la infancia de los que superan los 30 años, ¿verdad? Pero después llegaron las publicidades que algunas veces era la misma marca como la Zeus del campeón Anual del 84 con el Capo, Troitiño, Roque Martínez, Torales, Pedro Pablo y hasta la camiseta de arquero de Guillén.

Hay marcas que además del diseño tienen una fibra emocional que no viene con ningún tipo de tela: la Topper, por ejemplo, ¡qué joya! Con El Eterno, el Mono y gran elenco con otra publicidad clave: Lotería de Tucumán. O unos años después la misma marca con la llegada de la televisión por cable y el CCC para el segundo ascenso a Primera. Un guiño del destino que también pasó con Lotto y los primeros cambios en el diseño y una etapa marcada a full por el claro dominio en los enfrentamientos contra Atlético (el 4 a 1 en el Monumental, gol de Sciaqua, en fin) y el regreso a la marca italiana nada más y nada menos que para acompañar la resurrección de la mano de Carlos Roldán y el cuarteto de oro: ascensos desde el Argentino B hasta Primera con los goles de Campodónico.

En materia de colores rimbombantes para las alternativas, Lotto le metió verde manzana (Topper y Reusch ya habían usado el verde más oscuro), amarillo con bordes rojos y una de las más lindas: la gris plomo con la banda roja y blanca al costadito. Esos colores continuaron con marcas menores que acompañaron al Santo en sus momentos más duros como Brisa, pero que el hincha valora y tiene en su cajón porque es como dice la banda: "Ni en las buenas ni en las malas. ¡Siempre!". Y ahora de la mano de KDY volvieron las alegrías. Las últimas versiones no pegaron mucho en los hinchas, pero lo mismo se venderán como pan caliente al compás del andar del Santo en la Superliga: "Porque es rojo y blanco el color de la fiesta". Y vos, Ciruja, ¿cuál elegís?



 











Top