Un Atlético con solidez defensiva y contundencia en ataque

ANÁLISIS

El Decano jugó a la perfección el partido planeado por Ricardo Zielinski. Ahora a pensar en la Superliga.

Foto: Twitter @CONMEBOL.




El Atlético Tucumán de Ricardo Zielinski cada vez va tomando más la forma que quiere el entrenador. El conjunto del Ruso le ganó a Atlético Nacional de Medellín con autoridad, solidez defensiva y una contundencia que no había mostrado en lo que va de 2018.

La defensa del Decano está cada vez más firme. Encontró en sus laterales el complemento que ya habían mostrado los centrales en lo que va del año, ya sea con Bruno Bianchi o Rafael García (en el semestre anterior), junto a Yonathan Cabral. La labor de José San Román esta noche fue digna de llevarse el premio a la figura de la cancha. El lateral derecho jugó un partidazo, no dejándose desbordar nunca y quitando todo lo que pase a su alrededor. Se proyectó pocas veces, pero cuando lo hizo, hubo peligro. De sus pies nació el segundo gol de partido, cuando cortó el ataque de Nacional, se llevó la pelota y la metió en el área para que se desarrolle el final ya conocido. En izquierda, Gabriel Risso Patrón también tuvo un gran encuentro, a pesar de algunas salidas fallidas que tuvo, pero siempre firme y molesto en la marca.

El mediocampo de hoy tuvo una de las versiones más combativas. Los cuatro que arrancaron de movida, no se cansaron de meter, y meter, y meter. Guillermo Acosta y Rodrigo Aliendro parecen tener cuatro pulmones cada uno, no pararon de correr ni por un instante. El Pichi Mercier sacó a relucir su experiencia y complementó bien a sus compañeros, cerrando los espacios cuando había que hacerlo, y cubriendo los huecos cuando alguno de ellos salía a cumplir otra función. Si bien con la pelota en los pies aún se nota que está falto de fútbol, Ricardo Noir levantó notoriamente su tarea desde el viernes, ante Huracán, hasta hoy. Tito hizo el juego sacrificado por el sector izquierdo y ayudó bien a Risso Patrón cuando al lateral lo atacaban más de dos.

La delantera fue, nuevamente, puro sacrificio y corazón, pero como cuota extra le agregaron la contundencia. La primera que le regalaron a Leandro Díaz, la mandó a guardar. El Loco estuvo atento al error de Fernando Monetti y no perdonó. Luego se dedicó a correr, presionar y pelearse un poco con los defensores. La tarea de Luis Miguel Rodríguez también fue con gran esfuerzo. Al Pulga se lo ve bien físicamente y más colaborador con sus compañero a la hora de recuperar la pelota. Ya sea arriba o abajo, pero PR7 siempre estuvo para acompañar.

Este es el Atlético de Zielinski, ese que se siente más cómodo presionando y contragolpeando, que teniendo la pelota y atosigando al rival. Ese que te cierra los espacios y no te deja entrar, haciendo sentir incómodos a todos. Ese que cuando saca ventaja se hace difícil meterle un gol y en cualquier momento te liquida, como pasó el viernes ante Huracán y como pasó hoy ante Nacional. Ahora habrá que ir a Medellín a seguir haciendo el mismo juego e intentar meterla, al menos una vez, para complicarles la llave a los colombianos. Eso sí, para eso faltan 18 días, y el fin de semana arranca la Superliga. Así que, por lo pronto, a pensar en Racing.


Top