Gogui Moreno, las manos mágicas de San Martín

ES LEYENDA

Es el masajista histórico del Santo y durante casi 30 años ha sido el confidente de los jugadores. Conoce este plantel y cree en el ascenso con Forestello: "El Yagui lleva la piel de San Martín y es del palo nuestro". Además, sacó un temazo propio con la música de Ulises Bueno: "Quedó espectacular". Mirá el video.

Gogui Moreno sonríe junto a un tal Capo Noriega. ¡Qué tiempos!




Recién corrían los años noventa cuando Jorge Ginarte caminaba por el vestuario de San Martín, con un pensamiento dándole vueltas a horas de un partido clave. De fondo, alguien silbaba. Ginarte paró el oído y el silbido empezó a tararearse. Y el tarareo se hizo canción. Con la ropa Topper y las manos mágicas listas para masajear a los muchachos, Gogui Moreno escuchó el llamado del técnico: "Venga, Gogui. Necesito eso que hace, la música, necesito que me ponga música en el vestuario para motivarlos antes de la charla técnica, ¿puede?" Gogui miró a Ginarte y le preguntó: "¿Música? ¿Está seguro, profe?". Con el pulgar arriba de Ginarte, Gogui se subió a su motito todoterreno y volvió: "En esa época había cassettes. Caí con el grabadorcito y empecé con La Mona, Sebastián, La Leo. Antes no se ponía música en los vestuarios. Fui uno de los primeros. A ese equipo lo agarró Chabay y ascendimos a Primera".

Juan Carlos Moreno, masajista, kinesiólogo, orador motivacional y confidente íntimo de los jugadores durante casi 30 años en Ciudadela, ha conocido el vestuario de San Martín como pocas personas en esta vida. Hay fotos en el corazón grande de Gogui que lo atestiguan: el Coya Gutiérrez, el Capo Noriega, El Bomba Scimé, Jorge López, El Ratón Ibáñez y los más grandes jugadores de la historia reciente han pasado por sus manos untadas en Átomo para desinflamar los dolores, aliviar las contracturas y una receta que no está en los manuales: "Soy un masajista con mucha experiencia. No tuve la posibilidad de estudiar pero aprendí todo de los mejores doctores que pasaron por el club, como el doctor Moisés Vera, el doctor Semrik padre e hijo, el doctor De Camilo, muchos".

Mientras actualmente trabaja palmo a palmo en el club con los planteles liguistas, Gogui recuerda su paso más reciente con el plantel de Primera bajo el mando de Diego Cagna: "Soy un psicólogo humano que escucha los problemas de los jugadores, siempre listo para darles un mensaje positivo, una palabra de aliento cuando se lesionan y no pueden estar el domingo. Siempre para arriba, y con música", revela y admite que desde afuera nota el cambio que produjo la llegada de Forestello en los jugadores y encuentra la razón justamente en la identidad del técnico: "El Yagui lleva la piel de San Martín, es del palo nuestro. No te chamuyo: yo los conozco a todos los que pasaron por el club y te digo lo que te digo porque se nota en la forma de trabajar que tiene, en cómo lo siente, en cómo trabaja junto al jugador, en la cabeza del jugador. Mirá cómo los levantó después de Adrogué y del 0-2 contra Dálmine. Nunca los dejó caer".

Esa identidad que Gogui Moreno rescata de Forestello la traslada a los jugadores y a los hinchas de San Martín: "Tenemos el club para lograr grandes cosas. Como dice la canción, este club es de la gente. La gente que tiene San Martín no la tiene nadie. Y no es por rivalizar con Atlético ni con nadie: recorrí el país y lo que pasa con la gente de San Martín es único, son capaces de empujar al equipo y ganar un partido. Esa energía se siente en los muchachos, como en el caso de Maxi Martínez: le hizo muy bien irse a All Boys para volver como volvió. O como en el caso de Gonzalo Rodríguez, luchándola siempre, sin bajar los brazos. Yo conocí a este equipo cuando trabajé con Cagna, y ahora te puedo asegurar que sí, ahora sí estamos para ascender. No se nos puede escapar. El trabajo del cuerpo técnico es impresionante".

El inolvidable gol de Galeano que le devolvió el alma al cuerpo se transformó en insomnio en la casa de Gogui Moreno, y viendo videos en Facebook apareció el de un hincha no vidente fanático de Jorge Newbery, cantándole desde Buenos Aires a su amor de Aguilares el temazo de Ulises Bueno, "Sapo de otro pozo". Además del trabajo en el club, Gogui tiene un gimnasio en la San Juan 1362 llamado Flex Gym junto al profe Armando González y hasta su propia empresa de eventos conocida como GM Producciones, donde anima fiestas y a veces se roba el protagonismo del cumpleañero o los recién casados. 

Tal es así que con micrófono en mano, Gogui se anima a conducir y a cantar. Así se le ocurrió adaptar la letra del cuarteto y escribirla en su cabeza: "Busqué la pista de karaoke, andaba por toda la casa tarareándola, pero había una parte que no rimaba, hasta que mi señora me ayudó y me pidió que la dejara dormir: '¿Ya está, Gordo?'. Entonces le pedí que me filmara, la canté y la subí. La canción pegó bastante y capaz la canto en la cancha a través de La Voz del Estadio. Los changos de la Banda del Camión también quieren sacarla, pero se cagan porque es muy larga, jajaja. Me salió del corazón y espero que sea el tema del ascenso. Y si quieren, animo la fiesta en Ciudadela".



Ciudadé de mi alma (Música: Sapo de otro pozo, de Ulises Bueno. Letra: Gogui Moreno)

Son tantos años de gloria
Santo pasión de mi vida
No entienden de esta locura
Mi adicción no se termina
Vengo a la cancha de pibe
Sin importar categoría
Si juegas el Nacional o si juegas en la Liga

Me tomo litros de vino
Alentándote cada año
Y cuando vos no jugás
Si vieras cómo te extraño
Vos sos el Santo querido
Que te alentamos hasta la muerte
Porque vos siempre jugás
Como quiere nuestra gente

Che Santo querido 
Que hay fiesta, que aunque ganes o aunque pierdas
No me importa una mierda
Hay que alentar
Vamos Santo vamos que hoy ganamos
Y nosotros alentamos
Porque te llevo en el alma
Hay que ganar
Ciudadé... Ciudadé... De mi alma...
Que esta hincha está descontrolada.

Las fotos que Gogui guarda en su corazón. ¡Mirá la pilcha!

El Pocho Moreno, Oscar Acosta empapado por Gogui, Pedro Pablo Robles, Roldán y el Colo García.

Con el Bomba y Cococho festejando en el vestuario después de un empate en el Monumental contra River. 


Con Ramón Araya en el equipo de San Martín de la temporada 98/99.

Gogui 2018: con su hijo Rodrigo y la pasión por el Santo que nunca se termina.


Top