La oposición, entre el operativo 'Germán 2023' y la interna radical

NUEVO ESCENARIO

El alfarismo trabaja para posicionar al intendente como nuevo líder de la oposición a nivel provincial. Cano y Silvia Elías pugnan en la interna de la UCR nacional, mientras que a nivel provincial los jefes municipales piden pista.

Germán Alfaro busca posicionarse como líder opositor en Tucumán.




La caída del macrismo en las elecciones generales y la próxima asunción de Alberto Fernández generan nuevos movimientos en la escena política tucumana, y especialmente en la oposición. Mientras los dirigentes radicales y peronistas de Juntos por el Cambio trabajan en nuevas alianzas a nivel nacional, en nuestra provincia desde el entorno del intendente Germán Alfaro trabajan para posicionarlo como líder de la oposición con miras a las elecciones de 2023, mientras los intendentes radicales apuntan a ponerse al frente de la renovación de la UCR.

A nivel nacional la UCR dirime el rol que debe ocupar como nueva oposición ya sea dentro o fuera de la alianza Juntos por el Cambio que Mauricio Macri está decidido a seguir encabezando, y hoy por hoy el principal debate de los correligionarios pasa por la conducción del bloque de diputados entre Mario Negri y Alfredo Cornejo.

“A partir del 10 de diciembre se empieza a escribir otra historia y ahí el radicalismo tiene un papel muy importante”, sostuvo días atrás el diputado nacional José Cano en declaraciones a Radio Millenium, mientras la senadora Silvia Elías de Pérez encabezaba el Encuentro de Mujeres Radicales y afirmaba que "las mujeres radicales vamos a buscar los nuevos desafíos y batallas que hay que dar dentro y fuera de nuestro partido".

El ala peronista del frente opositor libra por estos días otra batalla: los diputados Domingo Amaya y Beatriz Ávila integran el grupo de parlamentarios que formaría una nueva línea dentro de Juntos por el Cambio, alineados con Emilio Monzó en un nuevo interbloque de hasta 10 diputados: a la cabeza del mismo estaría Sebastián García de Luca, ex número 2 de Rogelio Frigerio en el Ministerio del Interior del que también fue funcionario el exintendente capitalino.

Mientras los radicales miran a su partido a nivel nacional y los diputados peronistas cambiemitas trabajan en un nuevo interbloque, en Tucumán el alfarismo busca consolidar al reelecto intendente de San Miguel de Tucumán como líder indiscutido de la oposición provincial rumbo a 2023.

“Hoy el rol institucional y liderazgo más importante en el espacio lo cumple Germán Alfaro, sin quitar mérito a la imagen de José Cano, Silvia Elías de Pérez y Beatriz Ávila", arremetió este sábado el concejal Agustín Romano Norri en declaraciones a Café Prensa. 

"Debemos apelar al diálogo entre los dirigentes para posicionar el espacio”, analizó el dirigente radical, y sostuvo que "Juntos por el Cambio es el espacio opositor en la provincia y seguiremos construyendo la alternativa que Tucumán necesita".

Al asumir su segundo mandato, Alfaro criticó duramente a la clase dirigente tucumana y convocó al diálogo al gobierno provincial, además de destacar la "sabiduría" de los argentinos al elegir a Alberto Fernández como presidente. Luego, envió un claro guiño al peronismo al designar a Rodolfo Ocaranza como secretario de Gobierno.

"Tucumán hace más de 45 años que no crece", disparó, dejando en claro que mira más allá de los límites de la ciudad. Días después, sumó a su gabinete al excandidato a diputado Silvio Bellomio, buscando mostrar amplitud y la apertura del espacio político que encabeza en la ciudad y ya proyecta a nivel provincial.

Frigerio (al centro) y García de Luca (a la derecha, entre Alfaro y Ávila) intentaron unir a la oposición tucumana durante la campaña nacional.


En la Legislatura de Tucumán, el interbloque opositor se muestra unido: José Ascárate, José María Canelada, Raúl Albarracín; Walter Berarducci, Raúl Pellegrini y Federico Masso se comprometieron a trabajar juntos, pero allí hay más 'alfaristas' que 'radicales' puros, por lo que habrá que seguir de cerca los movimientos que lleven adelantedentro del edificio de calle Muñecas y principalmente fuera del mismo.

En declaraciones a eltucumano.com, el intendente de Bella Vista, Sebastián Salazar sostuvo que en Tucumán la UCR debe “convocar a elecciones y cambiar el perfil del partido” para encarar una “renovación” que “tienen que definir los intendentes, quienes tienen institucionalidad por arriba de cualquier dirigente político”. 

Toma impulso así una ‘liga de intendentes radicales’ con Salazar y sus pares de Yerba Buena y Concepción, Mariano Campero y Roberto Sánchez.

Desde una ‘renovada’ UCR, los jefes municipales podrían buscar apuntalar la candidatura a gobernador de Germán Alfaro, desplazando a Cano tanto de la conducción partidaria como de una eventual nueva postulación a la gobernación. No en vano hizo mucho ruido en la pasada campaña electoral aquella foto de unos sonrientes Alfaro y Campero en la Sociedad Rural, que fue ratificada en sus mutuos acompañamientos a sus actos de asunción.

Sonrisas cómplices y pular arriba: Campero, Ávila, Alfaro y Courel durante la campaña.


Los primeros indicios de este nuevo escenario se reflejarán en los próximos movimientos y gestos entre los cuatro jefes municipales y principalmente en el armado de listas para las elecciones de término medio, en 2021. Antes, deberán tejer buena relación con los gobiernos provincial y nacional para no quedar relegados en el reparto de fondos una vez que asuma Alberto Fernández, tras la anemia de obras durante el macrismo.

Top