“Se le hace difícil a la gente”: en Patata la milanga no sube

ECONOMÍA EN CRISIS

La corrida bancaria que llevó el dólar a $60 obligó a muchos comercios a remarcar sus precios un 30% más caro. En la sanguchería de Eduardo Díaz quieren cuidar el bolsillo de los clientes.




Eduardo Díaz tiene 46 años. Desde las 8, de lunes a sábado, sale de su casa y parte rumbo a la carnicería a comprar la carne que sus empleados usarán para hacer las milanesas y lomitos para toda la jornada. Es un ejercicio diario, porque ─asegura─ nada se congela en su local, la sandwichería Patata, en Crisóstomo Álvarez al 3.700.

Fue una semana negra para todo el país, con la economía tambaleando y haciendo subir los precios en la mayoría de los comercios sin importar rubro. Hasta un 30% llegaron a remarcar los precios los supermercados y hoy, en algunas panaderías el pan se vende un 20% más caro. Sin embargo, Eduardo tomó la decisión de no subir el precio de los sánguches de milanesas y de los lomitos, para que la gente pueda seguir consumiéndolos, a pesar del impasse que atraviesa la economía argentina. "
La materia prima mas importante aumento: la carne y el pan", se lamenta.

“Hemos preferido absorber nosotros el aumento y resignar un poco para seguir trabajando; se le hace difícil a la gente”, cuenta Eduardo a eltucumano.com, que lleva junto a su socio ya dos años en el rubro gastronómico después de haber sido empleado de una maderera. “Éramos grandes comedores de sándwich y estábamos cansados de no comer sándwiches buenos”, describe sobre cómo surgió la idea de instalar una sandwichería.



Al hablar de su milanesa, Eduardo no escatima en elogios. Se le anima a los más grandes del ambiente. “Si la pongo en un plato contra cualquier otra, seguro gano”, señala, mientras describe el secreto: “la receta es de mi abuela; la magia está en que la milanesa es del día”. Y hasta tienen un lema con su socio: “La calidad conduce el sabor”.

A pesar de la coyuntura, Eduardo no se permite hablar de política, se remite a pensar que todo se estabilizará en algún momento. Recuerda haber pasado por crisis similares y superarlas. Pero, aunque no se haga eco de la semana negra que acaba de pasar, no es ajeno al momento que viven muchos argentinos y define en dos el enojo de la gente: “Hay enojados porque creen que la solución (Macri) la tenia de antemano y no la dio, y los que dicen que están boicoteando a los que vienen”, asegura y confía en que las nuevas medidas económicas anunciadas por el presidente evitarán que los precios suban demasiado.

“Sabemos que cuando hay inflación el consumo cae. A menos que tengamos una novedad como una corrida bancaria que no podamos manejar, vamos a mantener los precios”, concluye Eduardo, confiado en que la situación mejore.

Top