¿Cómo impactará la suspensión del IVA en el bolsillo de los tucumanos?

ECONOMÍA EN CRISIS

El economista Eduardo Robinson analiza el paquete de medidas anunciado por el presidente Mauricio Macri, especialmente el cese temporal en el cobro del Impuesto al Valor Agregado. Afirma que el objetivo es “amortiguar el efecto inflacionario”.

El carrito vacío y el temor ante la suba de precios. La foto es Pixabay.




El jueves el presidente Mauricio Macri anunció una serie de medidas que apuntan a mitigar a reactivar el curso de la economía, que incluyen la suspensión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de productos de la canasta básica. Productos como el aceite de girasol, maíz y mezcla, arroz, azúcar, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, harina de maíz y de trigo, huevos, leche fluida entera o descremada con aditivos, pan: pan rallado y/o rebozado, pastas secas, yerba mate, mate cocido y té y el yogur entero y/o descremado dejarán de incluir el 21% de alícuota de ese impuesto hasta fin de año.

Macri anunció además que los empleados registrados cobrarán $2.000 en septiembre y octubre a partir de cubrir aportes personales; Modificarán Ganancias para que los que pagan reciban $2.000 extra por mes hasta fin de año; Empleados públicos y fuerzas de seguridad recibirán un bono de $5.000; Congelan el precio de la nafta por 90 días; Convocarán al Consejo del Salario para subir el mínimo; Aumentarán un 40% las becas progresar; Lanzarán una moratoria para pymes.

El economista Eduardo Robinson analiza que la suspensión del IVA “es una medida que va a apuntalar el consumo, está descontado que puede tener un costo fiscal pero es claramente una medida que va a aliviar la inflación que se proyecta para los próximos 2 meses ante el impacto de la devaluación del orden del 30% por lo que estas medidas van a tener impacto en los precios”.

“El Gobierno apunta a contrarrestar el impacto de la inflación en los precios, decide desgravar con tasa 0% los alimentos que constituyen la base de la alimentación de una familia, son productos de primera necesidad que se van a seguir comprando por lo que el consumo no se va a resentir. En el mejor de los casos sería neutro el efecto del incremento en la inflación y degradación tributaria, que se mantengan los precios y no se recienta el consumo”, apunta el economista en diálogo con eltucumano.com.

El paquete de medidas anunciado por Macri fue duramente criticado por el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández. A través de las redes sociales advirtió que "no parece razonable reducir el IVA indiscriminadamente como se ha hecho. Ello no redundará en una merma de los precios. Seguramente se convertirá en una ganancia adicional para las empresas. Hubiera sido mejor devolver el IVA a los sectores más postergados".

"Las medidas anunciadas por el Gobierno actúan sobre los efectos y no sobre las causas de la crisis económica que han generado. Con estas medidas solo desfinancian a las provincias", denunció, y recalcó que estas medidas "son, además, una muestra más de desaprensión hacia el interior del país. Todo se hizo sin haber consultado a los gobernadores, cuando son sus provincias las que pierden 1.500 millones de dólares de recaudación fiscal con esas decisiones". "El presidente debe trabajar como presidente y separar su rol de candidato", disparó.

Consultado por los cuestionamientos del exjefe de Gabinete, Robinson recalcó que “el costo fiscal está asumido. ¡Chocolate por la noticia, Alberto Fernández! Para las provincias puede compensarse no resintiendo el cobro del Impuestos a las Ganancias al no resentirse el consumo, ingresa menos por el IVA pero no lo que se coparticipa de Ganancias, que es también parte de la columna vertebral del sistema tributario”.

De acuerdo a las mediciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) las medidas de Macri generarían pérdidas para las arcas tucumanas en el orden del $1.566 millones.

“El cálculo que hizo el Gobierno habla de 40 mil millones de pesos, ese mayor déficit fiscal que habrá que financiarlo apunta a no debilitar la economía en un momento de rebrote inflacionario. El objetivo es que los precios no incrementen o que se neutralicen”, explica Robinson.

“Si por ejemplo sube el precio del pan al ser la harina un producto dolarizado, si me quitan impuestos hay un efecto neutro sin variación en el precio del pan. Desde ese punto de vista el comerciante después pagará ganancias y eso se coparticipará a las provincias. La medida reduce en el IVA pero no necesariamente reducirá el ingreso por el cobro de Ganancias, por lo que no es claro el cálculo de Fernández”, graficó.

Para finalizar, el economista apuntó que “es prematuro decir que las medidas presidenciales van a tener efecto de amortiguar la caída del consumo por inflación pero uno puede entender que eso buscan, y que además apuntan a la canasta básica, productos que si o si se consumen permitiendo amortiguar el efecto inflacionario”

Top