“Como en 1816”: Con mística histórica, Alberto Fernández lanzó su campaña en Tucumán

RUMBO A LAS PASO

El precandidato a presidente ironizó sobre aquella polémica frase de Macri al Rey de España en nuestra provincia y enfatizó que “no se angustió ningún patriota por hacer nacer la Argentina”. En un acto masivo y lleno de mística convocó a los tucumanos a construir un país federal, destacó el valor de la unidad de la mano de Manzur y brindó un contundente mensaje: “Vamos a volver para ser mejores”.

Alberto Fernández en la Caja Popular. Foto: Twitter @alferdez




Sin vueltas. Alberto Fernández lanzó su campaña presidencial en Tucumán apelando a la mística histórica de la Declaración de la Independencia en 1816, y reflotó la polémica frase de Mauricio Macri al Rey de España, durante los festejos del Bicentenario en suelo tucumano. El líder de Cambiemos dijo aquel 9 de Julio que quienes lideraron la gesta independista “claramente deberían tener angustia de tomar la decisión que dio el Rey de separarse de España”. El precandidato del Frente de Todos subrayó que en nuestra provincia y hace ya 203 años “no se angustió ningún patriota por hacer la Argentina” e instó a los tucumanos a refundar la Argentina "como en 1816".

La gente estaba impaciente, hace algunas horas que esperaban apostados en el Club Caja Popular, aguardando por el hombre que, aseguran, les devolvió “la esperanza y las ganas de militar”. “Está en La Florida todavía”, explica el personal policial a un grupo de jóvenes en cuyas remeras se lee “Frente de Todos” y “Vamos a volver”. Caía la tarde en Tucumán y Alberto Fernández se hacía desear. Cuando “Chipi Merino”, conductor oficial de cada acto del oficialismo tucumano, anuncia que llegaron el gobernador Juan Manzur y Alberto Fernández, en los parlantes suena “Vení Raquel” de Los Auténticos Decadentes y la multitud explota: cantan “vamos a volver” y algunos lloran, entre miles de flashes de celulares. 

El primero en hacer uso de la palabra es el mandatario tucumano, reelecto con más del 50% de los votos semanas atrás, quien no duda en rendirse a los pies del hombre que fue erigido por Cristina Kirchner como candidato presidencial, y tras haber sido el propio Manzur el primero en respaldar su postulación: “se siente, se siente, Alberto Presidente”, arenga, y no tarda en pedir “un aplauso grande para Cristina”. “Acá la aguantamos 4 años y la aguantamos de pie la aguantamos, nos hicieron de todo”, dispara contra el macrismo, y les pide a los presentes que “aguantemos un poquito más porque en octubre, Macri…”. “Macri Chau”, le responden desde los cuatro costados. 

“Acá está nuestro candidato, acá está con nosotros. Esta es la primera visita, la primera salida que hace después de ser proclamado formalmente nuestro candidato, y viene a Tucumán”, valora Manzur, quien agradece a Fernández en nombre de los dirigentes y militantes tucumanos, porque “nos devolviste la esperanza, la alegría, la esperanza de que a partir de octubre y si ponemos fuerza entre todos, capaz que en primera vuelta ganamos, compañeros”. “Acá está el peronismo” y “se siente, se siente”, nuevamente, dice antes de despedirse y darle lugar al hombre que todos vinieron a escuchar.

Al corazón de los tucumanos

“Tiene mucho sentido estar acá en Tucumán”, arrancó Fernández, y enfatizó que en nuestra provincia “no se angustió ningún patriota por hacer nacer la Argentina”, emulando la tristemente célebre frase de Mauricio Macri durante los festejos del Bicentenario.  “Como en 1816 hoy volvemos a debatir qué vamos a hacer frente a un gobierno que nos entregó, que se olvidó de la obligación que tenía para con la gente, con los que trabajan, un gobierno que entregó la economía argentina al Fondo Monetario Internacional”, vitoreó.

“Quiero un país definitivamente federal. No quiero más vivir en un país que toda su riqueza la saque por el puerto de Buenos Aires”, recalcó, y apuntó al corazón de los tucumanos: “Yo lo que quiero es que el que nazca en Tucumán, se desarrolle, crezca se eduque y trabaje en Tucumán”. En ese sentido, instó a los militantes y dirigentes a demostrarle a Macri “que no es verdad que estamos condenados a la miseria, a la pobreza, a no tener trabajo y que no es verdad que no existe la industria argentina”.

Fernández insistió con que desde el flamante Frente de Todos “queremos ser una Argentina de pie, que respete a los argentinos, que devuelva la dignidad, que defienda a los que trabajan, no queremos ser esa Argentina sometida a la que nos ha condenado Macri”, pero pidió a los militantes no cantar el clásico MMLPQTP, porque “no quiero insultos, nos hemos desencontrado muchos años los argentinos, quiero que ganemos el debate de las ideas, de las propuestas”.


La importancia de la unidad sin venganza

“Si soy presidente no voy a ser el presidente de la venganza, voy a ser el presidente que mire el futuro y abra las puertas al mañana a todos los argentinos”, prometió, y advirtió que” los que creyeron en este gobierno es gente estafada, no son traidores, hay que darles la mano porque son víctimas”. “El odio que se lo queden ellos, vamos a sembrar amor en la Argentina, vamos a sembrar afecto y vamos a sembrar solidaridad”, prosiguió, y valoró la gran convocatoria y llamado a la unidad de Manzur el 17 de octubre de 2018 en el Hipódromo: “esa unidad fue el punto de partida de un camino que estamos emprendiendo”, destacó, y remarcó que en esa unidad “la más generosa, la que ha sido capaz de bajar posiciones, se llama Cristina”. Durante su discurso agradeció la presencia del jujeño Eduardo Fellner y pidió aplausos para los dirigentes del Movimiento Evita, de ‘Somos’, referenciados con Victoria Donda y también para Sergio Massa.


“Vamos a volver” y los apóstoles de Alberto

La militancia no desaprovechó ocasión para cantar el ya clásico “vamos a volver”, pero el precandidato presidencial les hizo un importante llamado de atención: “Vamos a volver, pero  vamos a volver para ser mejores, mejores que Macri y mejores que lo que fuimos”, porque “vamos a volver para profundizar nuestros aciertos, vamos a volver para comprometernos con los que menos tienen, vamos a volver para sacar de la pobreza a ese 40% de argentinos que Macri ha sumergido en la pobreza”.

Para cerrar su discurso, con picos altos de emotividad, le envió un último mensaje al pueblo de Tucumán: “les pido que cada uno se convierta en un apóstol, que vaya a convencer a otro tucumano que hay otra Argentina posible y que esa Argentina la empezamos a construir entre todos el 10 de diciembre”. Abrazo final con Manzur, entre una lluvia de papelitos. Alberto Fernández tuvo tiempo para firmar algún ejemplar de Sinceramente desde el escenario mientras sonaba la marcha peronista y de entregarle su corazón a los tucumanos.


Top