Mario Leito, de la ilusión a la desazón y la incertidumbre de su futuro

#VOTATUCUMÁN

Las sonrisas se fueron diluyendo con el paso de las horas en el búnker del candidato a intendente por el PJ. Y ahora, se abren los interrogantes: ¿regresa a Atlético o se queda en la política?, ¿será parte del nuevo gobierno provincial?




Quizás por ingenuo, o quizás por infiltrado, el DJ que ponía música en el búnker de Mario Leito largó la canción que no tenía que poner. Eran las 20:05 del histórico domingo 9 de junio de 2019, y en la sede del leitismo sonaba la voz de Sergio Galleguillo cantando “El camión de Germán”.  

El encargado de animar la fiesta, entonces, se ganó unos cuantos retos, un poco en serio, un poco en broma. “¿Qué te mandan de la contra a vos?”, le preguntaron, y él contestó disparando el jingle de la campaña “oh Mario Leito vos sos el intendente, que necesita, toda la gente”. Acto seguido tiró “Leña para el carbón”. Dos minutos y cuarenta segundos demoró en volver a meterse la gente en el bolsillo.

A esa hora todo era optimismo. Por un lado, llegaban buenas noticias desde algunas mesas, por el otro, llegaban algunas botellas de fernet. En el centro de la escena aparecía el ministro de Producción, “Lucho” Fernández, y sorprendía a todos con unos pasos de baile. Había aplausos y buen clima, y era momento de trasladarse hasta Casa de Gobierno.

A las 21:43, el candidato salió a saludar a quienes lo estaban esperando, y los entusiasmó con un mensaje optimista: “Son pocos los números que tenemos, estamos esperando que comiencen a cargar oficialmente, pero la proyección que hacemos es que estamos ganando la Capital”, disparó, alegre y confiado.

Entre abrazos y gritos de aliento, caminó por calle 24 de septiembre hasta llegar al despacho del Gobernador, lugar en el que lo esperaba una larga noche.

Media hora después, la foto ya era otra. Juan Manzur y Osvaldo Jaldo salen exultantes a hablar con la prensa. Se suben a la tarima, se toman de la mano y la levantan, victoriosos. Por atrás aparece Leito, se ubica al costado y también pone la mano en alto, pero solo. “La tendencia es irreversible”, anuncia el Gobernador, y la militancia explota. La gobernación está asegurada para el peronismo, pero los números ya empiezan a marcar que la intendencia capitalina se queda en manos de Germán Alfaro.


Acompañado por su familia y por los allegados más cercanos de la campaña, Leito vuelve al despacho de Manzur. Su semblante ya es otro.

Allí se queda hasta pasadas las 2 de la mañana, mirando todas las pantallas que puede, una y otra vez, como esperando ese milagro que sabe que no va a llegar. "Felicito a mis compañeros, el gobernador Manzur y el vicegobernador Jaldo, por su contundente triunfo y reelección. Tucumán sigue siendo peronista. Quiero agradecerles por la confianza depositada y ponerse al hombro esta campaña. Agradezco de corazón a los miles y miles de tucumanos que nos acompañaron y confiaron en nosotros. Hemos recorrido cada rincón de la ciudad y vamos a seguir trabajando. Felicito a Alfaro por su reelección", publica a esa hora en su cuenta de Twitter. La derrota es un hecho.

De vuelta en su búnker, Leito habla con algunos allegados que a esa hora siguen a su lado. Analizan el resultado, se fijan cómo le fue a cada acople, se les mezcla la satisfacción de haber hecho una buena elección con la desazón de no haber logrado el objetivo. “Sacamos más de 30 puntos en un electorado que siempre le fue esquivo al peronsimo”, se consuelan. “Y arrancamos la campaña midiendo menos de 15”, agregan.

Nada de eso alcanza, el intendente seguirá siendo Alfaro, y Leito lo sabe, aunque lo disimule. El monterizo nunca abandona la tranquilidad en su postura corporal y en su manera de hablar. La procesión, claramente, va por dentro.

Con el diario del lunes, nunca mejor dicho, empiezan a aparecer algunas preguntas sobre el futuro de Leito, aún sin respuestas. ¿Vuelve a Atlético? Parece poco probable, pero no se puede descartar. Aunque está de licencia, Leito siempre piensa en su club. El 29 de junio hay elecciones, y por el momento no hay candidatos confirmados. ¿Se queda en la política? A esta hora parece ser la idea más fuerte. Convertirse en el referente joven del peronismo tucumano, seguir militando desde adentro, y buscar una nueva oportunidad.

Top