La presión impositiva de Nación, un obstáculo para la producción de palta en la provincia

ECONOMÍAS REGIONALES

Tucumán es una de las principales productoras del país y, además, dueña de una variedad única: la Torres. Este año, sin embargo, advierten que la cosecha de este año se verá perjudicada por cuestiones climáticas.

Imagen ilustrativa: Clarín




Tucumán, junto con Jujuy, Salta y Misiones, producen el 75 por ciento anual de la palta que se cosecha en Argentina. Sin embargo, desde el sector advierten que la presión impositiva a nivel nacional impide el crecimiento de la actividad de la fruta, cuyo consumo está en auge en el mundo. 

Argentina produce unas 4000 mil toneladas de palta por año. De ese total, el 75 por ciento se genera en provincias del norte, en aproximadamente 1290 hectáreas. Los principales destinos de la fruta son Chile, Uruguay y Europa. Sin embargo y pese a que la demanda creció, desde el sector advierten que el negocio podría crecer, pero que las condiciones que ofrece el país no son propicias. 

En diálogo con La Nación, Horacio Frías, presidente de Argenpalta (el centro argentino de productores de paltas que reúne a unos 40) y de Guayal, una empresa tucumana que ocupa el primer lugar en cuanto a exportaciones, advirtió que si bien hace algunos años Argentina se proyectaba como futura potencia productora, la predicción no se concretó. Ese lugar está ocupado en la actualidad por Chile y Perú. 

"La Argentina tiene potencial para mucho más, pero la presión impositiva es insostenible. En Chile, por ejemplo, se toma un crédito al 3% o 4% anual y se empieza a pagar con la producción; la gran diferencia es que allá están convencidos de que esa es la manera de que haya más fuentes de trabajo. Acá el Estado recauda con los productores para después entregar planes", señaló el empresario 

"Para esta fruta es muy importante el tiempo que corre desde la cosecha hasta que llega al consumidor, por eso Chile es un muy buen mercado para nosotros", agregó Frías, que señaló que los envíos al país trasandino se realizan en camiones y que luego se mandan vía marítima a Europa.

En cuanto a Guayal, cuenta con 200 hectáreas en Famaillá y produce la variedad Hass y la Torres, un tipo de palta que nació en Tucumán y que se exporta a Reino unido. Si bien en 2018 la empresa cosechó 1500 toneladas, este año la producción caerá por condiciones climáticas. De todas formas, en época de recolección y empaque de la fruta, la firma emplea a unas 100 personas.

Según las estimaciones, Estados Unidos  es el mayor consumidor de palta, con 1,3 millones de toneladas anuales que llegan en un 90 por ciento desde México; luego, está Europa,  con unas 600.000 toneladas anuales.

La palta tiene un porcentaje importante de grasas insaturadas: 72% de ácido oleico que ayuda a reducir el colesterol malo. Asimismo, parte de su valor reside en el aporte de vitaminas D, E y K y fósforo. Además, es baja en sodio, por lo que es recomendable para las dietas de las personas hipertensas. 

Top