Preocupa el faltante de vacunas en el país

prevención

La comunidad sanitaria argentina se encuentra en alerta ante las denuncias por falta de dosis. "Después del agua potable y las cloacas, las vacunas son la estrategia de salud pública más efectiva”, señaló el diputado Yedlin, autor del proyecto que garantiza el acceso gratuito a este método de prevención.

Foto Clarín.-




El faltante de vacunas, las dificultades en el acceso y, en menor medida, a grupos antivacunas provocan que cada vez haya menos argentinos que se vacunen.

Esta situación tiene en alerta a los especialistas de la comunidad sanitaria  a pesar de una tradición en materia de vacunación y un amplio calendario comparable con los mejores del mundo, se da una situación inédita, ya que las denuncias por faltantes se repiten en todo el país.

Desde enero de este año, la vacunación en Argentina es una política de Estado, ya que el Congreso promulgó la ley 27.491 de control de enfermedades prevenibles por vacunación, un proyecto del diputado nacional por Tucumán Pablo Yedlin.

"Después del agua potable y las cloacas, las vacunas son la estrategia de salud pública más efectiva. La ley establece que son públicas (es decir, definidas por la autoridad sanitaria nacional), gratuitas (por eso las compra el gobierno nacional y las distribuye para toda la población) y obligatorias (vacunarse no solo es un derecho, sino una responsabilidad, porque cuando las coberturas bajan, vuelven enfermedades como el sarampión)", explicó el exministro de Salud de la Provincia al diario La Nación.

“El estado nacional se quedó sin stock. Faltan vacunas antimeningocócicas, triplevacteriana celular y obviamente no llegaron para la gripe, que en el sector privado ya están y en el sector publico podríamos haberla tenido antes porque las vacunas fueron hechas en argentina en febrero”, agregó Yedlin la semana pasada en eltucumano.com, donde señaló a la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley como la culpable de este faltante.

“Acá vemos incapacidad de la gestión de la ministra Stanley de hacer las órdenes de compra para que las vacunas (antigripales) lleguen a las provincias. Vamos a ver cado llegan, estamos cruzando los dedos para no tener casos de gripe en personas de riesgo hasta tanto las vacunas llegue”, lamentó el diputados del Frente Justicialista por Tucumán.

En los últimos días la Defensoría del Pueblo de la Nación solicitó a la Secretaría de Gobierno de Salud el cumplimiento en tiempo y forma de la entrega de los insumos solicitados por las provincias, y realizó una denuncia en la sede local de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Dependiendo del stock local y la escasa cantidad que se distribuye desde la Nación, es difícil encontrar en los hospitales vacunas como la antimeningocócica, la antivaricelosa, la triple bacteriana acelular, la triple viral, la vacuna contra la hepatitis B, A y el VPH, el rotavirus, la Salk y la Sabin. Los centros especializados no reciben la cantidad necesaria de antirrábica y la campaña de antigripal está retrasada.

Fecha estimada

Las vacunas antigripales deberían haber llegado a Tucumán en los primeros días de marzo, para que el Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) pueda distribuirlas y aplicarlas en los grupos de riesgo, pero esto no fue así.

"Hay un atraso en el envio, no recibimos todavía, y nos avisaron que recién el miércoles de la próxima semana, es decir el día 17, vamos a estar recibiendo", señaló el doctor Ricardo Cortez, jefe de inmunización de Siprosa.

Con ese panorama, las vacunas estarán en Tucumán el día previo al inicio de Semana Santa, por lo que su distribución no podrá iniciarse sino hasta el lunes 21.
"El tiempo en esto es muy importante. Uno aplica la vacuna y para que el grupo de riesgo tenga protección tiene que pasar 15 días", detalló Cortez, preocupado por esta situación.

Top