El paro de colectivos y la lluvia dejaron desierta la Capital

Transporte público

Una nueva medida de fuerza de UTA y las precipitaciones que afectan la provincia desde anoche afectan la rutina de San Miguel de Tucumán.

La concurrida parada de General Paz y Ayacucho se encontraba desierta.-




El paro por tiempo indeterminado anunciado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) cambió el panorama que día a día se vive en San Miguel de Tucumán.

La medida de fuerza, llevada a cabo por un atraso salarial que los dueños de las líneas de colectivos mantienen con los choferes, se combinó con un intenso temporal que afecta a la provincia desde anoche.

Más de 300.000 tucumanos quedaron a pie por segunda vez en menos de cinco días debido a que los empresarios nucleados en la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (AETAT) sólo depositaron el 50% de los sueldos de enero a los trabajadores.

Ayer, como el pasado miércoles, las partes volvieron a reunirse con el objetivo de llegar a un acuerdo, pero la firme postura de los choferes de no aceptar un nuevo desdoblamiento de sus salarios derivó en otro paro, esta vez por tiempo indeterminado hasta que todos cobren el 100% de sus haberes.

"No hubo acuerdo. Íbamos convencidos de que iban a encontrar una solución pero nos dijeron que no estaba en las posibilidades de las empresas abonar el 50% restante", expresó a la salida del encuentro de ayer lunes el titular de UTA, César González, quien agregó que es "inaceptable" que a la crisis de las empresas deban solucionarla los trabajadores.




Top