¿Cuántos autos se vendieron en Tucumán durante 2018?

Industria automotriz

La provincia vendió el año pasado 1.176 vehículos menos que en 2017, lo que representa una caída del 4%. A nivel país la venta de autos cayó cerca de un 11%. Humberto Fortino, gerente de Fortunato Fortino, explicó el presente del sector.

La caída real de ventas fue de un 45%. Foto Fortunato Fortino.-




El 2018 terminó con números en baja para las concesionarias de autos en Tucumán, que durante el año pasado vendieron un 4% menos con respecto al 2017.

De acuerdo al informe mensual presentado por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA), la provincia cerró el año con un total de 27.922 vehículos vendidos, lo que representa 1.176 unidades menos con respecto al año pasado.

Diciembre de 2018 dejó para Tucumán unos 842 autos vendidos, un 43,7% menos en comparación con el mismo mes de 2017, cuando se patentaron 1.496 unidades.

Al ser consultado sobre las cifras presentadas por ACARA, Humberto Fortino, gerente de la concesionaria oficial de Citröen en la provincia, Fortunato Fortino, aseguró que la caída del 4% registrada en la provincia es "mentirosa", ya que incluye el primer semestre del año pasado donde se vendieron 600.000 vehículos, lo que proyectaba que Argentina iba a superar el récord de ventas, una situación que después de la devaluación nunca ocurrió. 

“En los primeros cinco meses todos los concesionarios comenzamos a ser más agresivos porque teníamos un stock muy grande. Estábamos apostando a todo. Luego de la devaluación esto se cayó y la caída real fue de un 45%. A partir de mayo, junio, julio, todos los meses veníamos cayendo un 30%, 35% y se estabilizó en un 45% en relación al mismo mes del año pasado”, explicó el empresario, quien tildó esta última cifra como “devastadora”.

Sobre las razones de la abrupta baja en las ventas, Fortunato señaló tres factores claves para entender este presente: el precio, la tasa de financiación y los montos menores que las fábricas permiten financiar.

“El precio fue la razón más grande. Además, el sistema de financiación en el Norte es muy grande y la subida de las tasas, que fue de un 60% y un 70%, fue negativo”, remarcó. Y agregó: “La posibilidad de financiación era más cómoda, dando la posibilidad al cliente de financiar un alto monto. Hoy con la falta de pago que hay, más allá de que la financiación es buena con tasas subsidiadas, el monto para financiar no es tan alto porque las automotrices también tienen miedo a esa falta de pago”.

2019

Sobre lo que el sector espera para este año que recién comienza, Fortino se mostró optimista, a pesar de la incertidumbre en la que se encuentra el sector. “Hay automotrices que en su plan de este año estiman un mercado de 600.000 unidades, otras desde 550.000 y otras que piensan en 650.000. O sea que las automotrices que nos dedicamos a lo mismo tenemos panoramas distintos, casi 100.000 autos de diferencia. Hay una disparidad total, no sabemos lo que va pasar”, lamentó.

 “Si los concesionarios nos acomodamos, con este mercado de 600.000 vehículos, que no es ni bueno ni malo, pero sí interesante, va ser pujante o más positivo que el 2018 y los concesionarias vamos a estar más regulados con el stock, más despreocupados”, finalizó. 


Top