Preocupa a los vecinos el destino de una emblemática casona del centro

Patrimonio

Las alarmas se encendieron cuando colocaron un cerco de obra en la vivienda ubicada en Virgen de la Merced y Mendoza.

La fotografía es de Ana Gabriela Sánchez.




La emblemática casona ubicada en la esquina de Virgen de la Merced y Mendoza amaneció hace unos 15 días con un cerco de obra y entre los vecinos se encendieron luces de alarma por una posible demolición. En las redes sociales comenzaron a circular fotos y videos para advertir sobre el valor patrimonial de esa esquina que otorga identidad al centro de la ciudad. Desde la Dirección de Catastro Municipal confirmaron que la estructura corre peligro. 

"Se trata de una casa que tiene una grieta bastante importante en la parte superior, de manera que hay que hacer una demolición. Desde la repartición advertimos a los propietarios que no puede seguir así como está, por eso les exigimos que se garantice con un cerco de obra la seguridad de los vecinos y de los peatones, en una zona muy transitada de la ciudad", informó el director de Catastro Municipal, Juan Manuel Ledesma.      

Los técnicos de la Municipalidad detectaron una grieta de importantes dimensiones en la fachada ubicada sobre calle Virgen de la Merced. "Todavía los propietarios no definieron si la demolición será total o parcial", comentó Ledesma en diálogo con eltucumano.com. De todas maneras, el titular de Catastro advirtió que el inmueble no se encuentra en el listado de bienes patrimoniales de la Provincia, de manera que el municipio no puede interferir en las medidas que tomen los dueños de aquí en más. 

"La Municipalidad sólo puede denegar la demolición de aquellos inmuebles que están incluidos en el Patrimonio de la Provincia por ley. Esta casona no está incluida en ese listado, por lo tanto nosotros no podemos denegar la demolición", aclaró. Por otro lado, anticipó que "una vez que estén presentados los papeles en nuestra repartición, se dará intervención a la Dirección de Planificación Urbanística debido a que se trata de una propiedad que forma parte del Patrimonio Arquitectónico Cultural que establece el Código de Planeamiento Urbano".  

De todas maneras, Ledesma advirtió que "al no constituirse como un bien protegido por la Ley de Patrimonio, Planificación Urbanística municipal puede recomendar algunas cosas, pero el municipio no puede denegar la demolición". 

"Los dueños se presentaron acompañados por profesionales luego de la notificación para ponerse a disposición. Ahora serán ellos quienes decidirán si la demolición será total o parcial. Por el momento no hay documentación presentada en Catastro pero, -reitero-, como no está en el listado, no vamos a poder negarnos", enfatizó.

Responsabilidades compartidas

Consultado sobre la posibilidad de que la Municipalidad se enfrente con esta propiedad a un caso similar al de Casa Sucar, -que por la acción ciudadana finalmente fue expropiada a la familia Lucci y actualmente funciona como la Casa Museo de la Ciudad-, Ledesma hizo hincapié en la necesidad de que todos los tucumanos asuman su responsabilidad sobre el patrimonio, debido a que el Estado no puede responder por la situación particular de cada propiedad.  

"Hay una falta de responsabilidad evidente de los propietarios de casa antiguas. Son propiedades valiosas a las que no les dan la importancia que se merecen desde el punto de vista arquitectónico y desde el punto de vista de la seguridad. Yo estoy seguro que si una persona vive en una casa, no tengo que estar notificándola para que arregle la vereda o la fachada, lo va a hacer porque forma parte de una comunidad. Entonces, es muy importante que los propietarios tomen esa responsabilidad, se trate de una casa nueva o antigua", reflexionó el funcionario.

"Los tucumanos deben tener la responsabilidad como propietarios y que las obras se hagan según las autorizaciones que obtuvieron. En el caso de las propiedades antiguas, cuando están abandonadas durante años, hay situaciones que no se pueden salvar, grietas muy pronunciadas, lozas partidas. En mi función, no puedo esperar a que pase algo. Por eso, en el caso de la vivienda de Mendoza y Virgen de la Merced, preferimos prevenir antes que lamentar un accidente", cerró.  






Top