Sólo faltan los vuelos: el campeón en robótica que sueña con Japón

ORGULLO DE ACÁ

David Quinteros es tucumano. Aún no terminó el secundario; sin embargo, con sus robots logró imponerse a nivel nacional en competencias en las que se midió con estudiantes avanzados e ingenieros. Hace algunos días, recibió una invitación con la que soñaba: la competencia más grande del mundo. Ahora, busca ayuda para los pasajes aéreos.

A la izquierda, David Quinteros en una de las competencias de robótica en las que se destacó.




David Quinteros es tucumano. Y es un prodigio en robótica que con sus inventos logró ganar numerosas competencias. De hecho, sus robots superaron a los de estudiantes e ingenieros que se enfrentaron con él en la máxima instancia a nivel nacional. Hace algunos días, llegó una invitación desde Japón con casi todos los gastos cubiertos: sólo le faltan los pasajes. Y necesita ayuda. 

David está en el último año del secundario en el Anacleto Tobar. Y desde hace tiempo se destaca en la fabricación de robots, con los que compitió -y ganó- a nivel nacional. Siempre soñó con participar en la competencia mundial más grande de robótica, la All Japan Robot-Sumo Tournament. Hace algunos días lo invitaron con la estadía y el transporte cubierto en ese país. Sin embargo, debe costear los pasajes aéreos desde Argentina hasta Tokio y su familia no puede hacerlo.

"La única forma de llegar ahí es ganando en Colombia o por invitación de los japoneses. Resulta que le llegó la invitación a él, no sé cómo hicieron los japoneses, le llegó con certificación. Pero los tiempos de ellos no son los mismos que los nuestros porque manejan otra economía", explica Willy Quinteros, el papá del joven genio. Lo cierto es que la certificación llegó por medio del grupo de robótica ArTech, de la ciudad bonaerense de Pilar, que compite a nivel internacional y ya venía siguiendo de cerca el desempeño de David.



"Los tiempos se nos acortan por mi situación económica, yo la peleo día a día, tengo mucho trabajo, pero no como para afrontar algo así", reconoce Quinteros, que ya presentó una nota al Gobierno provincial con la esperanza de que alguien pueda ayudar a la gestión de los vuelos aéreos que necesita su hijo para alcanzar su sueño y seguir avanzando en su sueño. 

Si bien la vía más económica para llegar a la tierra de los samuráis es a través de Estados Unidos, el problema está en que hay que tener la visa y para eso, hay que viajar a Buenos Aires, atravesar entrevistas y cruzar los dedos. Los tiempos no cierran y es una alternativa prácticamente descartada. 

La otra vía es Madrid-Tokio, pero sale 80 mil pesos (casi 20 mil pesos más que por EE.UU.).  "Creo que es una oportunidad única, es lo más grande que hay en robótica en el mundo y David fue el primer tucumano que logró un título nacional", dice orgulloso el progenitor del adolescente que planea estudiar ingeniería el próximo año. "Si usted viera la habitación de él: una cama, un placard y su mesita de trabajo", describe Willy, que adelanta que desde la Universidad Tecnológica contactaron al prodigio para que curse sus estudios en esa casa de altos estudios. 

Será Ingeniería Electrónica o Mecánica. "Sólo hay en San Luis, pero no podemos mandarlo", desliza el padre de David, que tiene 3 hijos más. "En la Tecnológica le manifestaron que quieren que entre al club de robótica", destaca. "También compitió en la UTN hace menos de un mes, también lo ganó", agrega orgulloso.

Luego, regresa al tema central: Japón. "Yo no quiero que pierda esta posibilidad, no tan sólo para él. Sería lindo que él nos represente, se lo merece después de tantos años de ponerle el pecho", considera. Y agrega: "Todo granito de arena suma para llegar al objetivo". 

Para ayudar a David, podés comunicarte al 381-530-8865.

Top