Un medicamento tucumano es finalista de un concurso del Instituto Balseiro

salud

Una crema para heridas crónicas, desarrollada de manera conjunta por la UNT y el CONICET, quedó entre los cinco mejores del certamen IB50K que premia planes de negocio con base tecnológica.

El medicamento trata heridas crónicas.-




Tras 15 años de investigación realizada entre el CONICET y la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), un equipo desarrolló un medicamento tópico para heridas crónicas patentable internacionalmente que cumple con todos los requerimientos terapéuticos y pertenece a la marca UNTECH. Ahora ese proyecto podría tener impulso público y privado para hacer realidad un plan de negocios presentado.

Rubén Salim Brovia y Alberto Ramos Vernieri, del Laboratorio de Estudios Farmacéuticos y Biotecnología Farmacéutica (Lefybifa) de la Universidad Nacional de Tucumán, crearon la empresa Untech para desarrollar este medicamento que trata heridas crónicas, como escaras o pie diabético. Este tipo de úlceras afectan al 1% de la población mundial y todavía no existe una solución definitiva para ellas.

"Las heridas crónicas son úlceras que no cicatrizan. ¿Podés imaginar vivir con dolor todos los días, todo el día y toda la noche por años?",  se interroga en su presentación UNTECH que tiene una efectividad terapéutica del 100%. Y que utiliza moléculas y enzimas ya aprobadas por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y de la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos.

Este descubrimiento que ya particpó en numerosos certámenes nacionales e internacionales, hora es finalista de IB50K, un concurso de planes de negocio con base tecnológica que desde el año 2009 es organizado por el Instituto Balseiro, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), según publica el sitio Prensa NOA.

Un equipo de tecnólogos, investigadores y expertos en economía y negocios realizan un proceso de evaluación técnica y económica de cada uno de los planes de negocios presentados por los jóvenes del campo científico-tecnológico. Este año se otorgarán U$S 50.000 a los proyectos ganadores. Los fondos provienen exclusivamente de aportes realizados por empresas o instituciones, mientras que los gastos de organización se cubren con aportes de la CNEA y de la UNCuyo.

UNTECH es una solución disruptiva y constituye un tratamiento simple que incluye un solo producto y que el paciente realiza de forma ambulatoria, mientras que las demás alternativas representan tratamientos complejos, con la utilización de varios productos con un costo elevado, y sin asegurar cicatrización”, explica el doctor Alberto Ramos Vernieri, al portal de comunicaciones de ese organismo nacional. Vernieri es investigador adjunto del CONICET y líder del proyecto UNTECH.

El equipo investigador de UNTECH tendrá ahora la oportunidad de optimizar su propuesta con la asistencia de mentores y defenderlos frente a un gran jurado el viernes 23 de noviembre.  La instancia final de esta octava edición se realizará ese mismo día en el marco de la jornada “Claves para la Generación de Empresas de Base Tecnológica en Argentina”, en el salón de actos del Instituto Balseiro, en el Centro Atómico Bariloche.

El gran jurado que tendrá a su cargo la definición de los tres proyectos ganadores estará presidido por el doctor Carlos Balseiro, director del Instituto Balseiro, e integrado por: el ingeniero Martin Migoya, CEO de la empresa Globant; el profesor doctor Alberto Chevalier, Director de la empresa Gihon; el doctor Marcelo Fernández, Gerente del Programa Universidades del Banco Santander Rio; el doctor Guillermo Lombera Decano de la Facultad de Ingeniería en la Universidad de Mar del Plata y la Magister Marta Cruz, socia fundadora de NXTPLabs.

Además de UNTECH, cuatro proyectos más pasaron a la final del certamen. En ellos participan las universidades de La Plata, Buenos Aires, Universidad Nacional del Sur, y del Centro. El certamen está abierto a grupos de jóvenes menores de 35 años, estudiantes regulares o graduados de universidades de la República Argentina. Este año, de los cinco proyectos seleccionados finalistas, dos corresponden a investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Top