De aquí y de allá: la asombrosa historia de la cantante noruega que nació en Tucumán

VOLVER A CASA

Su mamá biológica la dio en adopción y su crianza transcurrió en Europa. Veinte años después, gracias a un programa de televisión, se encontró con su pasado y comenzó a descubrir cómo comenzó su historia. Ahora piensa en instalarse en la provincia por unos meses para hacer música.

Foto: Instagram instagram.com/mariahjuarez_




Mariah Juarez es de aquí y de allá. Llegó hace cinco años desde Noruega a Tucumán con un programa de televisión de su país, que la ayudó a rastrear a su familia biológica. En esa ocasión, logró su objetivo y descubrió que en la provincia la esperaba una gran familia. Desde el reencuentro y redescubrimiento, ella construye su arte. 

Mariah nació en acá. Cuando era niña, regresó con su familia adoptiva a la provincia. Pero el viaje que le daría un giro a su rumbo fue el que la trajo con el programa de televisión de Noruega a la provincia más pequeña de Argentina. Hace aproximadamente cinco años, ese programa le permitió que conociera a su familia biológica. Desde entonces, ha regresado cada año a su provincia, en donde se siente "como en casa".

Mariah canta. Tiene influencias del reggae y otros ritmos. Usa un poco de español, pero las letras mayormente están en inglés. Habla con claridad. Tiene la voz suave. Y la sonrisa amplia. Es amable y se la ve alegre. Anda con su ukelele a cuestas, porque es más fácil de transportar que una guitarra. Aprendió a tocar de manera autodidacta. Es menuda y debe medir más o menos, a simple vista, un metro sesenta.

Mariah vive en Noruega y su sustento es la música. Cuenta que no tiene una banda favorita, sino que escucha diferentes canciones que le gustan. De la música argentina, considera que la nueva es buena, pero que la música "vieja" le gusta mucho así que las combina. Por estos días está en la provincia porque trabaja en un nuevo single de la mano con la productora tucumana Vintronix Music

"Me estoy preparando para grabar un álbum acá, cuando venga después de Navidad. Quizás también un nuevo video y algunos conciertos", adelantó la cantante noruego-tucumana. Lo que más le sorprendió de los tucumanos es que son muy amables y lo dispuestos que están a ayudar. "La gente quiere hacer el bien. Nunca experimenté eso en otro país", señala. También le gusta la comida. Y pese al calor, el clima de Tucumán le parece agradable. 

"Mi familia vive aquí, mi familia biológica", explica. "Conocí a mi familia cuando tenía 21 años", agrega. "Después de eso, elegí venir cada año a visitar a mi familia, a trabajar y a hacer música", detalla la artista, que ahora tiene 26 y que el año pasado grabó el video Heartache en San Pablo con parte de su familia biológica. "Tengo muchos hermanos. Somos una gran familia. Una familia 'loca'", sostiene con una sonrisa.

El encuentro con su familia fue asombroso para ella. "Mi familia es muy buena, loca pero muy buena", expresa divertida. Y explica que allá, en Noruega, la gente es más celosa de su espacio y no habla tanto. Esa calidez y sus vínculos familiares son los que harán que se instale en el verano por casi medio año en Tucumán. "Me voy a quedar por seis meses para trabajar y estar con mi familia", cuenta en inglés, aunque aclara que habla español con su familia, pero que necesita practicar "un poquito más". De hecho, piensa que incluirá más castellano en sus próximas canciones.

Una de sus aspiraciones es hacer música con uno de sus hermanos. "Canta y toca la guitarra", explica. Aunque reconoce que su mayor desafío será convencerlo de entrar en un estudio de grabación. "Pero lo voy a lograr", proyecta segura. 

El mayo sueño de Mariah es simplemente vivir. "Creo que la gente se olvida de vivir y de disfrutar. No importa en que situación estés en tu vida, creo que la gente se olvida de disfrutar los momentos y de relajarse. Entonces, ese es mi sueño. Y música es lo que quiero hacer. También conocer gente y disfrutar", resume. 

"Nunca estuve enojada", aclara sobre la relación con su madre biológica. Su mamá adoptiva se encargó de que entendiera de que, en aquel momento, lo que hizo fue un acto de amor. "Siempre me dijo que mi madre biológica me dejó porque me amaba y no tenía dinero para cuidarme; por eso, nunca estuve enojada ni asustada; siempre sentí que iba a conocer a mi mamá algún día y la busqué tan duro... Entonces, simplemente me siento muy afortunada", explica, agradecida. 


Algunas de sus publicaciones en las redes sociales muestran postales de su paso por tucumán: 


Top