Así era el plan del 'Gordo' Valor para matar al 'Malevo' Ferreyra

historia

Tras el asesinato de un miembro de la banda “Los Gardelitos”, el reconocido ladrón de bancos, Luis Alberto Valor, contó el día que viajó a Tucumán para vengarse del comisario.

Mario Oscar 'El Malevo' Ferreyra. Fotos La Voz.-




Hace casi 30 años, pocos conocían que en Buenos Aires se gestaba un plan para acabar con la vida de Mario Oscar 'El Malevo' Ferreyra, el comisario tucumano reconocido por su accionar en los años de la Dictadura y su fama de “justiciero”, que lo llevaron a dos condenas y 23 causas penales en su contra.

Según cuenta Rodolfo Palacios para Infobae, la idea de vengarse de Ferreyra nació en 1988, cuando el policía torturó y asesinó a Daniel Enrique Carrizo, miembro de Los Gardelitos, banda delictiva tucumana que luego mudó sus operaciones al partido bonaerense de San Martín.

Luis Alberto Valor, alias 'el Gordo' cuenta que “al muchachito Carrizo lo decapitó. Se llevó la cabeza y la dejó tirada como mensaje al hampa. Carrizo laburó conmigo varias veces”. El asaltante de camiones blindados, explica que Carrizo “se metía en casas y afanaba cuando la gente dormía, a la hora de la siesta. Lo agarró la cana y cayó en manos del guanaco ese del Malevo Ferreyra. Cuando nos enteramos que lo había boleteado, viajamos para vengarnos con un par de muchachos”.

Luis Alberto 'el Gordo' Valor.-

El plan, según Valor, consistía en un principio juntar la mayor cantidad de delincuentes y copar el edificio de la Policía para secuestrar a Ferreyra, aunque lo riesgoso de esta operación provocó que la venganza se lleve a cabo de una manera más sencilla.

“Son jugadas que pueden salir muy mal. Por eso decidí viajar a Tucumán con otro muchacho. Estuvimos un día de cacería, buscando al canalla de Ferreyra. Pensábamos matarlo de dos tiros y rajarnos. Pero el tipo andaba acompañado de su gente, era muy difícil tenerlo a mano y nosotros no teníamos mucho tiempo porque ya nos buscaba la Policía por muchos robos. Nos fuimos con las manos vacías. Siempre me quedé con la bronca, además Ferreyra se jactaba de haber matado militantes de la JP en la dictadura”, cuenta valor.

Además de este frustrado intento, en 2006 el mismo ‘Malevo’ contó que había otro plan para vengar a Carrizo, aunque esta vez el ideólogo del plan fue su hijo Lucas González –condenado por el femicido de María Fernanda Chaila─ . “Tengo entendido que Carrizo, junto a otro hombre, estaban dispuestos a emboscarnos. Mis informantes me dijeron que habían adquirido cuatro armas 11.25 para concretar su plan”.

Como ya está escrita la historia, el segundo plan tampoco se llevó a cabo y fue el mismo Ferreyra el que decidió cuando poner fin a su vida, ya que rodeado por Gendarmería decidió pegarse un tiro en la cabeza ante las cámaras de Crónica TV.

Top