Piden en el Congreso la “máxima penalidad” contra José “Mellizo” Orellana

Denuncia

La diputada socialista Gabriela Troiano expuso la denuncia penal contra el legislador tucumano que radicó su asesora en la Justicia Penal por abuso sexual

El Parlamento, en alerta por la denuncia de un caso de violencia de género




El diputado del monobloque “Primero Tucumán”, José "Mellizo" Orellana, podría enfrentar la “máxima penalidad” del Congreso de la Nación, si la Cámara Baja hace lugar al planteo de la diputada socialista Gabriela Troiano, quien pidió ayer que el organismo “ejerza la potestad que tiene sobre sus miembros” por desórdenes en sus funciones.

Durante la sesión del miércoles, Troiano expuso ante sus colegas en el recinto la denuncia que realizó su asesora en la Justicia Penal porteña contra el legislador tucumano por abuso sexual. Según la denuncia,  la situación que se enmarca en el delito de violencia de género ocurrió en uno de los anexos del Parlamento, ubicado en avenida Callao 86, en la ciudad de Buenos Aires.   

La dirigente socialista sostuvo que, si bien se debe otorgar a Orellana “su derecho a defensa”, pidió que se lo sancione en caso de comprobar el abuso sobre “Luz”, nombre de fantasía con el que decidieron resguardar la identidad de la denunciante, se sancione su accionar con la máxima pena del Congreso de la Nación, que supone la destitución del cuerpo.  

La denuncia

Según informa La Nación, el incidente ocurrió el viernes 11 de noviembre en el despacho que José Orellana ocupa en el edificio del Parlamento. En la declaración, Luz sostuvo bajo juramento que Orellana, tras tomarla de las manos, le dijo: "¿Cómo andás, nena, tanto tiempo? Me contaron que no te la están haciendo pasar bien". La denunciante explicó que hacía referencia a una situación personal por la que ella atravesaba. Luz aseguró que después Orellana agregó: "Vos necesitás a alguien que te quiera".

Siempre según la denuncia, sin soltarle las manos, el diputado agregó: "Me encantás desde que te vi". La víctima intentó desviar el tema de conversación pero, al parecer, Orellana insistió. Entonces, siempre según la denuncia, Orellana la abrazó y comenzó a darle besos en el interior de su oreja izquierda, mientras le decía: "Seguramente nadie te besó así, ¿no?".

Luz declaró que en ese momento se soltó, le respondió: "No, claramente no", y salió del despacho. “No podía creer lo que estaba pasando”, sostuvo en la declaración, a la que tuvo acceso el matutino porteño.  

La otra versión

El diputado Orellana negó los hechos denunciados: “es una versión sacada de todo contexto, no tengo empleada en Diputados ni conozco alguna empleada, ni se de alguien que me haya hecho una denuncia por insinuarme, es una confusión, porque es imposible”, respondió ante la consulta de un diario local apenas se conoció la versión que empezó a circular entre el gremio de los parlamentarios, que brindó su apoyo a “Luz”. 


Top