Canelada: "Han dejado a las farmacias en estado de coma"

LEGISLATURA

Dos radicales piden que se dé marcha atrás con el aumento en el aumento de alícuotas de los Ingresos Brutos para actividades de comercio.

Canelada y Terraf piden que se dé marcha atrás con una normativa de la LEgislatura. Foto: Radicales en Acción




La suba de alícuotas de los Ingresos Brutos para actividades de comercio afecta particularmente a las farmacias, que con la medida se ven entre la espada y la pared y amenazan con dejar de recibir obras sociales. Se trata de una normativa sancionada en diciembre pasado por la Legislatura, que pasa la alícuota del 2,5 al 3,5. Dos legisladores radicales piden a la Provincia que dé marcha atrás.

La medida afecta principalmente a los servicios que prestan las farmacias debido a que las mismas no son las que fijan precios,  por lo que no pueden trasladar los aumentos impositivos a los costos de los medicamentos.

"Hemos tenido un aumento importante en el costo del medicamento como consecuencia de que nuestros proveedores nos han quitado descuentos porque a ellos les han aumentado la alícuota de Ingresos Brutos, entonces ellos la han trasladado a los precios y nosotros estamos comprando más caro. A su vez, en las ventas tenemos que tributar un poco más y el problema es que nosotros no podemos trasladar los precios a la gente", explicó en LV12 Emilio Alvez, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Tucumán.

Ante la situación,  José María Canelada y Adela Estofán de Terraf, legisladores de raíz radical, advirtieron que hay 1.900 fuentes de trabajo en peligro. “Buscamos proteger a 1.900 familias. El aumento de la alícuota, que nosotros votamos en contra, ha dejado a las farmacias en estado de coma. Ha sido tal el impacto de la medida que las farmacias son económicamente inviables”, afirmó el legislador. 

“Aquí se presentan dos escenarios con este aumento: o las farmacias cierran y muchísimas familias se quedan sin trabajo, o las farmacias se ven obligadas a no trabajar con obras sociales. Lo que pasaría en este caso es que todos los beneficiarios del Subsidio de Salud podrían quedarse sin comprar medicamentos, que no es cualquier bien comercial; es un bien social, indispensable porque está en juego la vida de los tucumanos. Advertimos que esto es muy grave, por eso planteamos con la legisladora que las alícuotas de ingresos brutos deben volver a como estaban en diciembre. Esto es urgente. Vamos a pedir que se llame a sesión extraordinaria. Si las farmacias pasan un mes más en esta situación, van a empezar a cerrar. Esta situación afecta a las farmacias más pequeñas, las de barrios o del interior de la provincia, y las que tienen cuenta para facilitar remedios a quienes van a comprar”, agregó. 

Por su parte, Estofán de Terraf, indicó que: “Este es un problema del Gobierno de Tucumán, que no cumplió con el consenso fiscal. El pacto era bajar los impuestos y el oficialismo aumentó las alícuotas”. Además, pidió que el gobernador Juan Manzur reciba a los farmacéuticos. 

Asimismo, Canelada detalló que: “Sobre 100 pesos que gana un farmacéutico, 70 corresponden a lo que paga por el valor de la droga. De los 30 pesos restantes, si trabaja con obras sociales, le quedan 15. Sobre esos 15 se cobraba la alícuota que era de 2,5% y ahora pasó a 3,5%. El margen de ganancia era muy pequeñito y ahora será casi inexistente. Por eso, esta vez esperamos que el oficialismo escuche la voz del sector y puedan retroceder”.

Top