Por la muerte de Natalia Vargas imputarían a más de una persona

VUELO TRÁGICO

Existe un precedente judicial en el que la condena fue múltiple. La declaración de Pablo Jaraba, presidente de la Federación Argentina de Vuelo Libre, complicó la situación de la administración de Loma Bola. ¿Qué suerte correrían los imputados?

Foto de Pablo Campisi, publicada en Instagram.-




"Son las mismas características", dijo Pedro García Castiella, el abogado de la familia de David Mather, turista inglés que murió en Salta el 31 de diciembre de 2008, sobre la tragedia que se cobró la vida de Natalia Vargas. El principal acusado en la causa, el piloto Ariel Salazar, declaró ayer jueves en la Fiscalía de Carmen Reuter. También pasaron por su despacho esta semana Sergio Bujazha, manager de Loma Bola, y otros pilotos que volaron el día del accidente y que estuvieron reunidos luego del hecho y antes de emitir la alerta para iniciar la búsqueda.

Si bien el proceso se encuentra en la etapa de armado del expediente, se estima que la imputación sea por homicidio culposo, y no sólo para Salazar. La escalada de responsabilidades alcanzaría también a Bujazha como responsable de los vuelos que se realizan en el predio, y a Eduardo Deheza, con quien Natalia contrató el viaje según los amigos y familiares de la médica tucumana.



"La responsabilidad del piloto ya está demostrada, habría que ver la responsabilidad de los encargados de la organización (Loma Bola) como emisores del servicio. Por todas las pruebas, hay algo que no se ha hecho y también hay un cúmulo de personas que están detrás de esa actividad (parapente) que también se verá cuál es su responsabilidad", dijo Sergio Faiad, abogado que llevará adelante la querella de la familia Vargas, a eltucumano.com. "Hay que asumir responsabilidad civil por homicidio culposo", agregó.

En la tragedia de Salta, la Fiscalía solicitó una pena de cinco años de prisión efectiva. Sin embargo, la jueza Mónica Faber dictó una condena de dos años y ocho meses de prisión condicionada y un resarcimiento económico que ─con intereses─ ascendió a $2.200.000, en 2014. Los condenados fueron el piloto Mariano Poodts, que al igual que Salazar no contaba con licencia biplaza, y Mariana Farjat, dueña de la empresa turística 'Amazing Mountains' que ofrecía vuelos en parapente entre sus diversas actividades.

El precedente judicial complica a Sergio Bujazha, administrador de Loma Bola, quien es el máximo responsable del control de los pilotos que vuelan en el complejo y de la elaboración del libro de vuelo que exige la Federación Argentina de Vuelo Libre (FAVL), organismo que regula a los clubes de parapentistas y emite las licencias habilitantes para vuelos de distinto tipo.

"En la causa de Mather se habló de negligencia por varios aspectos, el más grave fue la falta del check-in, un protocolo de los parapentistas", recordó García Castiella. "Por un deber de cuidado debería ser condenado tambien", insistió el letrado sobre Bujazha.

En este sentido, el presidente de la FAVL, Pablo Jaraba, complicó al administrador de Loma Bola al asegurar que la figura de una tercera persona controlando a pilotos y a pasajeros antes del despegue ─uno de los reclamos del padre de Natalia─ existe y es recomendada por el ente regulador.



"Acá el problema es, lamentablemente, la conducta de los parapentistas de no salir a dar respuestas de una manera inmediata; hay que ver si inmediatamente se han tomado los recaudos para buscarla a ella y la información precisa para ver dónde cae", concluyó Faiad, que se reunirá con la familia Vargas después del 18 de enero.


Responsabilidad del Estado provincial

Además de la tragedia de Salta, existe otro precedente judicial. En 1999, en Bariloche, el pasajero Cohen Eliazar sufrió un accidente que lo dejó parapléjico. La demanda fue contra la empresa 'Bariloche Parapentes', la Municipalidad de la ciudad y el gobierno provincial de Río Negro. El caso fue analizado en 2006 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que sólo hizo lugar a la acción contra la empresa prestadora. Los jueces Enrique Santiago Petracchi y Ricardo Luis Lorenzetti consideraron que la responsabilidad del Estado provincial llega hasta el control de las habilitaciones para volar y de las condiciones mínimas de seguridad para operar de forma lícita.

En el caso de la muerte de David Mather, el abogado de la familia indicó a este medio que se hizo cargo de una querella que ya había sido iniciada y que no se había encarado la responsabilidad estatal. García Castiella considera que el gobierno salteño también fue responsable de la muerte, ya que promocionaba entre sus actividades turísticas a la empresa 'Amazing Mountains', elegida por el turista inglés para volar.

"Hay que remarcar la absoluta falta de control del Estado provincial; no hay un órgano de policía que controle la actividad. Yo consideraba que la Provincia también era responsable porque promocionaba a la empresa", concluyó el letrado.

Foto de Lisandro de la Torre publicada en Instagram.-


La suerte de los imputados

Más allá del resarcimiento económico a la familia de Natalia Vargas por la causa civil, que en una primera instancia se dirimirá mediante el sistema de mediación, los imputados serían al menos dos. Teniendo en cuenta el Código Penal de Nación y el precedente judicial salteño, el más parecido a la tragedia de Loma Bola, en caso de ser condenados a los acusados se les dictarían sentencias de entre cinco meses y cinco años de prisión efectiva. Esto es lo que establece el artículo 84 del Código, sin tener en cuenta los beneficios que brinda la normativa en su artículo 76, y que podrían solicitar los abogados defensores de quienes resulten procesados.

El cumplimiento de las condenas que impliquen privación de libertad pueden quedar en suspenso mediante el resarcimiento económico y la solicitud, por parte de la defensa, de la suspensión del juicio de prueba, lo que eximiría de prisión a cualquiera de los eventuales imputados.



En Salta, el piloto Mariano Poodts se acercó a la familia antes de que se dicte la condena y pagó la mitad del resarcimiento que solicitaba la querella, $1.100.000. El abogado de la familia de David Mather recuerda que fue un encuentro emotivo, donde el parapentista se mostró arrepentido, lloró y se abrazó con familiares del turista inglés. Distinto es el caso de Mariana Farjat, dueña de la empresa turística 'Amazing Mountains', que aún no desembolsó ni un solo peso por el daño civil provocado. Su condena se encuentra en suspenso y afronta un segundo juicio por la transferencia irregular de un inmueble que iba a servir para ejecutar el pago de la suma establecida por la jueza Mónica Faber, de la provincia vecina.

Top