Jubilados al rescate: el por qué y para qué de la reforma previsional

OPINIÓN

La Reforma Previsional aprobada en la madrugada del Martes en el Congreso de la Nación implicará una pérdida de ingreso promedio de alrededor del 7% por parte de Jubilados, pensionados y beneficiaros que conllevará a un ahorro estimado de $100.000 millones al tesoro nacional. ¿Era este el único camino para reducir el déficit fiscal?

Jubilado en una de las marchas contra la reforma. FOTO: M.A.F.I.A.


Luego de dos jornadas gas pimienta, piedras y balas de goma, durante una madrugada intensa acompañada por el ritmo de las cacerolas en balcones y calles se aprobó ayer en la Cámara de Diputados la llamada "Reforma Previsional". Hacer un análisis de hechos tan controversiales como este en un mundo cruzado por los intereses partidarios requiere de un especial esfuerzo en tiempos de posverdad

Persistiendo en mi vicio de científico social y en orden de preservar un ápice de lo que podemos llamar “objetividad posicional” voy a intentar describir el escenario desde los aspectos más “objetivos” (Los hechos) hasta los necesariamente más “subjetivos” de esta reforma (Mi opinión).


Los hechos

Se aprobó una nueva fórmula para calcular el ajuste de las jubilaciones, AUH, y asignaciones que paga ANSES que empezará a regir a partir de marzo de 2018. Esta fórmula utilizará  una combinación del 70% de inflación y 30% de aumento salarial del sector formal para calcular el ajuste de los dependientes de ANSES, mientras que la fórmula anterior utilizaba un 50% de salarios y un 50% de la recaudación de ANSES para ello.

¿Y entonces los jubilados van a estar mejor o peor? Con una confianza del 99,9% podemos decir que "Peor". ¿Por qué no del 100%? Porque la estimación está sujeta a tres hechos del futuro que aún no ocurrieron que son la inflación, la negociación salarial de los gremios y el cambio en la recaudación impositiva.

¿Pero peor que ahora o peor que cuando? No estarán peor que ahora, pero si peor que lo que hubiesen estado si la ley no se aprobaba. La nueva fórmula implica un importante ajuste por inflación, por lo que en términos de poder adquisitivo o de cantidad de bienes que podrán comprar esperamos que el ingreso de estos no cambie, pero dado que la recaudación aumentó motivo de la leve mejora en la actividad económica este era el momento de ellos de recuperar su nivel de ingresos que había crecido poco en tiempos de recesión y de ajustes salariales por debajo de la inflación que tuvimos en 2016 y 2017.

¿El bono sirve para compensarlo? No alcanza para compensar. El bono es un ayudín, que hace que la transición no sea tan dura, pero no cambia la base jubilatoria. No es lo mismo un aumento de jubilación de $100 en marzo a un bono de $100  por dos motivos:

i) El bono es una única vez, y en los siguientes meses el ingreso vuelve a bajar.

ii)Los futuros ajustes que se hagan tendrán en cuenta solo la base jubilatoria sin incluir el bono, por lo que el ajuste correspondiente será menor.

¿Cuanto peor van a estar? Yo diría que en promedio tendrán un ingreso un 7% menor de lo que hubiesen percibido en 2018 (sería demasiada especulación estimarlo para periodos más largos). Las estimaciones para casos particulares varían según rango de ingreso y según el bono que reciba (hay montos proporcionalmente diferentes para AUH, Jubilados con Aportes, Jubilados con Moratoria, etc), pero suponiendo una inflación de 18% en 2018, un aumento de salarios de 22% y que la tendencia de recaudación de ANSES se mantiene, un jubilado que gana hoy $10.000 por mes, en 2018 percibirá $11.400 menos a lo largo del año, lo que implica una perdida de alrededor del 7% sobre un ingreso anual de $160.000.



Los motivos

Podríamos decir que casi que hay una sola causa y se llama Déficit Fiscal, que es básicamente la diferencia entre lo que el Estado recauda y lo que gasta. Si gasta más que lo que recauda se dice que hay déficit. El Estado Nacional tiene hoy un déficit primario de alrededor del 4,5% del PIB (es decir gasta $4,50 "de más" por cada $100 que produce Argentina) y si a eso le sumamos lo que tiene que pagar en intereses de deuda llegamos a 7,5% de déficit. Ambos ligeramente por encima de lo que recibió el Gobierno de Nacional al asumir en Dic de 2015. El gasto en seguridad social es hoy casi el 50% del gasto que hace Nación. (Recordemos que Seguridad, Salud, y Educación desde los 90 dependen casi exclusivamente de las provincias).

¿Pero por qué aumentó el déficit si hubo recortes? Hubo diferentes cambios en el presupuesto, algunos tendientes a aumentar el déficit y otro a reducirlo. Las principales fuentes de aumento del déficit son: Aumento Intereses para el pago de Deuda (14% del gasto estimado para 2018), Aumento del Número de Ministerios y Salarios funcionarios, Reducciones impositivas a Minería y Soja. Las principales fuentes de disminución del déficit fueron las quitas de Subsidios de Energía y Transporte, y pequeños ajustes en algunos Sectores como CyT, y otros gastos corrientes.

¿Es suficiente con la reforma previsional para cubrir el déficit? No. La formula aprobada ayer permite ahorrar alrededor de $100.000 millones, que como mucho permitiría bajar el déticit primario del 4,5% a un 3,5% del PIB. Como complemento de la estrategia para ello se propone la Reforma Fiscal que obtuvo media sanción en diputados el día miércoles. Si, 2 reformas en 2 días. No está claro sin embargo que la reforma vaya a ayudar a disminuir el déficit tal como lo proponen sino más bien podría incrementarlo. Al menos dentro de 5 años cuando termine de ser operativa se prevé una disminución de 1,5% del PIB en la recaudación, pero para el año que viene podría llegar a ser una ayuda, en especial si hace que aumente la actividad económica. Aunque íntimamente relacionado, este tema merece un artículo aparte.



Mi opinión

¿Había otra forma posible? Sí, siempre lo hay. El tema es que hacer política económica implica tomar decisiones, que perjudican a algunos y benefician a otros indefectiblemente. Responder si había una forma mejor de hacerlo es más difícil dado que dependerá de que tanto valoremos a los beneficiados y que tanto valoremos a los perjudicados. Personalmente creo que había mejores formas de ahorrarse (o recaudar) $100.000 millones que quitándoselo a los jubilados y pensionados, no solo por criterios de justicia distributiva, sino también porque los jubilados y beneficiaros de asignaciones gastan todo lo que tienen y eso estimula la actividad económica en general.

¿Era sostenible el esquema anterior? No. Eran y son necesarias medidas. Sino piensen en la deuda externa que se está tomando y en los niños (?)...que tendrán que pagarla en los próximos años. Esta reforma no puede ni debe analizarse como algo aislado, sino como parte de un programa que incluye Reforma Fiscal, Reforma Laboral, así como ajustes en Salud, Educación y CyT, asociado a un modelo de país que se está consolidando y que tiene como arquetipo a Chile, no para imitarlo, pero para "gradualmente" ir asemejándonos. Definir esquemas alternativos requiere pensar políticas integrales alternativas, que vayan coordinadas en base a los objetivos de país. La sustentabilidad es una condición que no puede negociarse, sin embargo tanto el modelo de país como los ganadores y perdedores de las políticas pueden y deben surgir de un debate político en todos los niveles de la sociedad.



Soy Economista, Docente de la UNT y Becario de CONICET. Tengo una cámara de fotos y tomo mate pero nunca con el perro al lado.

Top