El Parque 9 de Julio, nuevo botín de guerra político

Fuego cruzado

El oficialismo provincial presentó un proyecto para quitarle la administración a la gestión de Germán Alfaro. Desde la Municipalidad contestaron que "se preocupen por invertir en el servicio de agua en vez de tirar bombas de humo".

Foto: Horizonte




El nuevo botín de guerra entre la provincia y la administración de Germán Alfaro es el parque 9 de Julio.

Los legisladores Marcelo Caponio y Luis Morghestein presentaron un proyecto de ley para quitarle la administración del espacio a la Municipalidad de San Miguel de Tucumán y conformar un consejo de expertos para reflotar el gran pulmón verde.

El parque 9 de Julio fue “comprado” por la Provincia en 1906, a instancias de la ley nacional 5.038, que permitió la expropiación de unas 400 hectáreas, según detalló esta mañana Caponio en diálogo con LV12.

Lo llamativo es que en varias oportunidades, el parlamentario oficialista desligó del deterioro del lugar a la actual administración municipal, si cargó las tintas contra el ex intendente Domingo Amaya asegurando que en ese período “se hicieron obras en el Parque violando normas de protección ambiental”.

Ejemplificó con la construcción de “calles internas o las obras de restauración en el museo nacional Casa del Obispo Colombres”, ennumeró.

“Recorrerlo es la prueba suficiente para ver la mala administración a lo largo de los años y la responsabilidad le cabe a varias intendencias”, aseguró Caponio.
En ese sentido, el parlamentario también detalló la situación de abandono del “Palacio de los Deportes, el autódromo, el lago San Miguel y el arbolado”.

Caponio dejó en claro que también hubo desidia de administraciones anteriores al permitir la construcción “de la terminal de ómnibus o el ex aeropuerto (ahora funciona la Dirección de Emergencias)”.

El proyecto contempla crear un consejo de instituciones y personas capacitadas, “como la Facultades de Agronomía y Arquitectura, el Instituto Miguel Lillo, miembros de la Secretaria de Medio Ambiente”, entre otros.

“No es un capricho político porque la iniciativa estaba terminada antes de las elecciones y no quise presentarla en ese momento para que no se tome como una chicana electoral”, reconoció Caponio.

Condicionar y entorpecer

Del otro lado del mostrador le contestó el secretario de Gobierno de la municipalidad, Walter Berarducci. “La propia Legislatura y el legislador Caponio son los que degradaron el Parque”, disparó el funcionario al ser entrevistado esta mañana por Canal 10.

“Quieren condicionar y entorpecer la promesa del intendente Alfaro de poner en funcionamiento el Palacio de los Deportes”, protestó. 

Por último Berarducci apuntó al corazón del oficialismo y dijo: “En vez de buscar estas bombas de humo porque no se hacen cargo del mantenimiento de los canales norte y sur o cambiar de nombres en la SAT (Sociedad Aguas del Tucumán) en lugar de invertir para que haya agua en toda la ciudad”.

Publicar un comentario

Top