Sesiones especiales como instrumento de presión

OPINIÓN

El Concejal de Cambiemos Yerba Buena, José Macome, acusa a sus pares opositores de atentar contra la institucionalidad mediante el llamado a sesiones especiales y presentación de proyectos de ordenanza con el fin de desestabilizar al Poder Ejecutivo municipal.

Concejo Deliberante de Yerba Buena. FOTO: Analía Jaramillo


Pocas son las sesiones ordinarias que se viven en el Concejo Deliberante de Yerba Buena, sin embargo, si son recurrentes las convocatorias a “sesiones especiales”, esas que según el reglamento deben llamarse en casos de urgencia o emergencia.

La semana pasada asistimos a una de estas “sesiones especiales” donde se aprobó un proyecto de ordenanza que reclama que parte de los fondos provenientes de la asistencia financiera de la provincia, pasen directamente al concejo sin el control del Contador General de la Municipalidad quien tiene a cargo el contralor del las arcas municipales y fue elegido por estos mismos concejales un año atrás. Para esta aprobación se contó con los votos a favor de los concejales Lucas Cerúsico, Pedro Albornoz Piossek, Héctor Aguirre, Walter Aráoz, Maximiliano García y Benjamín Zelaya. Nos opusimos los concejales Marcelo Rojas, Javier Jantus y, quien escribe, José Macome.

El argumento esbozado por los concejales que adhieren al proyecto es la independencia de poderes, y que una autonomía económica fortalecería al cuerpo legislativo municipal. Partiendo de la base de que este proyecto es violatorio de la ordenanza que aprueba el convenio de asistencia financiera a los municipios, y de todas las leyes provinciales que en él se invocan, además de la ley que crea el fondo fiduciario de asistencia financiera, se concluye que esta ordenanza es legalmente inviable.

Pero en una sesión no se trata un solo tema, veamos algunos de los otros temas de urgencia que nos convocaban:

- La disminución de compra directa de 20.000 a 15.000 pesos, (en un país con una inflación del 20% donde todo sube.

- La eliminación de la ordenanza fiscal anual de los montos correspondientes al cobro del TEM, (sin reemplazarlo por otra fuente de financiamiento).

- La no aprobación del presupuesto 2017.

- La disminución de la ampliación del presupuesto vigente (2016).


Más allá de todos los debates que estos temas ameritan, llama la atención que en una sesión especial pedida por cinco de los seis concejales opositores, de los diez temas elegidos por ellos, cinco traten sobre financiamiento de unos y desfinanciamiento de otros.

Después de un fin de semana donde las elecciones nacionales hablaron en Yerba Buena de un contundente apoyo al partido que ocupa el poder ejecutivo por la rotunda victoria de Cambiemos, el poder legislativo manejado por una oposición multifacética, impulsa a quitar todo el apoyo financiero posible e intenta autofinanciarse sin ningún control. Un concejo deliberante que no permite la asunción de un concejal electo y que no logra completar hace un año las diez bancas correspondientes, dañando así su propia institucionalidad; un concejo que no escucha la voz del pueblo que se expresa en las urnas, que sesionó en un año muy pocas veces y cuando lo hizo centró todos sus esfuerzos en el dinero que pretende manejar; ¿ahora quiere ir en contra de todas las leyes con el único fin de administrar "la caja"? ¿Será esta la verdadera prioridad para los vecinos de Yerba Buena?

Publicar un comentario

Top