Cuatro robots tucumanos se medirán en la "Roboliga 2017"

TALENTO DE ACÁ

Con una corta trayectoria en el rubro, estudiantes tucumanos competirán en la próxima Olimpiada Argentina de Robótica en San Luis.

Prototipo tucumano




13 alumnos de diferentes escuelas técnicas, un estudiante de la Universidad Tecnológica Nacional de Tucumán (UTN) y tres profesores a cargo de los equipos, serán quienes representarán a la provincia en la Olimpiada Argentina de Robótica, “Roboliga”, en la provincia de San Luis. Los tucumanos crearon cuatro prototipos que resultaron ganadores en el concurso de robótica “LigaBot 2017”. 

La robótica en las escuelas ya es una política de Estado. Por este motivo, la provincia busca proyectar y contagiar en sus estudiantes la necesidad de experimentar con su creatividad y con la idea de crear sus propios emprendimientos.

En este sentido, cada proyecto tuvo sus particularidades. Algunos no habían armado jamás un robot, por lo tanto, les resulto un poco más difícil; otros no contaban con materiales suficientes para concretar su idea tal cual la imaginaron, entre otras razones, consigna el sitio oficial de la Secretaría de Estado y Comunicación Pública provincial. Sin embargo los cuatro equipos coincidieron en el poco tiempo que tuvieron para armar sus diseños, que no fueron para nada improvisados y que les permitieron ganar la LigaBot en diferentes categorías.



¿Quiénes son los estudiantes tucumanos y cuáles fueron sus invenciones?

- El sumo de lucha: Alexis Paz, María Cata y Darío Frías, triada de alumnos de la Escuela Técnica n°4 “Juan XXIII”, dieron animación a “Bomtec” un pequeño robot, de apenas 15 centímetros de altura. Su forma compacta y fuerte lo llevó a superar la categoría Sumo de la LigaBot. Este grupo estuvo asistido por la profesora, Valeria de Haro, quien explicó que la enseñanza de la robótica no se limita al armado del diseño, sino que es un conocimiento integral del que los alumnos aprenden informática, electrónica, hojalatería y matemáticas.

Tiene la condición de pelea y lo hace dentro de un tatami, como los luchadores de sumo, donde pone a prueba la robótica en movimientos, percepción del entorno y fuerza. “No fue fácil, pero pudimos programarlo con las placas electrónicas, con las que le dimos las coordenadas de alcance y distancia para que pueda funcionar bien”, comentó Alexis, capital del equipo.

- Ecológico e integrador: Juan Cuello, Belén Robles y Alejandro Frías, de la Escuela Técnica n°1 “Independencia Argentina”, junto con su profesor Emilio Murrillo le dieron vida a cartones y papel aluminio, inspirados en la modalidad de trabajo “reciclabot”, un modo de mezclar electrónica, informática y la ecología en piezas robóticas. 

Estacionate” no es en sí un robot. Es más bien un juego con un teclado adaptado para niños y adultos con discapacidad motriz y psicomotriz que no pueden usar el teclado convencional de una computadora. “Está hecho de cartón y tiene tres teclas que hacen funcionar un videojuego; la idea surgió a partir de las sugerencias y charlas con los chicos de la Escuela Especial ALPI”, contó Juan.

- Una prótesis robótica: Francisco Sebastián Hernández tiene 21 años y estudia Ingeniería Mecánica en la UTN. Hace unos años comenzó a experimentar con la impresora 3D, en las cuales se animó a crear sus propios diseños. De esos experimentos salió un prototipo de brazo robótico que funciona imitando los movimientos de esa parte del cuerpo humano.

La idea es que en un futuro, este brazo artificial, funcione como algo más avanzado que una prótesis, “porque se podría comandar cada dedo de forma individual y mejoraría el trabajo de la mano”, explica el universitario que ganó la categoría Mayores en el concurso. 

- Rescatando al robot Ryan: de la Escuela Técnica n°1 “Rafael Marino” de Tafí Viejo, los concursantes Calixto Barbosa, Aldana Soria, Sofía Ibañez, Maxi Castro, Nehuen Castillo y Nicolás Rodríguez, junto a su profesor Rodolfo Quipildor  crearon a “Rafaelbot”, un prototipo móvil que está programado para seguir una línea de color a través de un laberinto, sortear obstáculos y rescatar a una “víctima”. 

“Los alumnos fueron capacitados desde lo más básico en partes necesarias para un robot y fueron avanzando en las prácticas de programación hasta llegar al armado del prototipo final”, contó el maestro a cargo.

Calixto, el representante del equipo, recordó que se prepararon solo durante un mes. “Aún así llegamos a hacer mucho. Es la primera vez que participamos en algo como esto. El armado fue fácil porque somos de una escuela técnica, lo más difícil fue la programación porque no teníamos conocimiento de casi nada”, dijo.

Por último, el titular de la Coordinación de Educación Digital, Ramiro Torres, expresó que, “no hay nada como competir y ver a los pares. Queremos que todos hagan una muy buena experiencia en San Luis, porque finalmente el deseo del Ministerio de Educación es que el año que viene la Roboliga se haga en Tucumán”. 


Publicar un comentario

Top