Buscan árboles nativos para dotar de identidad al nuevo Centro Cívico

Obra pública

Un especialista del estudio Balmori Associates de Nueva York recorrió el Jardín Botánico de la Fundación Miguel Lillo para conocer las características de cada especie.

Imagen gentileza Fundación Miguel Lillo




Los profesionales que intervendrán en la construcción del nuevo Centro Cívico que nucleará a la mayoría de las oficinas estatales comienzan a definir algunos aspectos relativos a la calidad ambiental que ofrecerá el predio. En este sentido, el ingeniero Javier González Campaña, del estudio Balmori Associates de Nueva York y el arquitecto Ricardo Salim, coordinador general de la Unidad de Reconversión del Espacio Público recorrieron esta mañana el Jardín Botánico de la Fundación Miguel Lillo de la mano de su directora, Ana Levy, quien los asesoró sobre la flora y fauna autóctona.

"Los especialistas visitaron la Fundación Miguel Lillo en busca de asesoramiento sobre especies nativas puesto que ya está en marcha el proyecto de creación de un Centro Cívico en un terreno de unas 17 hectáreas a la vera de la Ruta nacional 9, a pocos kilómetros de la capital tucumana y cuyo ante proyecto estuvo a cargo del estudio arquitectónico Pelli Clark Pelli Architecs, de César Pelli", expresaron desde la Fundación mediante un comunicado de prensa. 

Imagen gentileza Fundación Miguel Lillo

La licenciada Ana Levy amplió que "los profesionales vinieron a conocer cuáles son las plantas que crecen aquí y cuáles son los requerimientos para que lo hagan de manera óptima". Agregó que el asesoramiento giró sobre los árboles y la amplia variedad de plantas ornamentales características de Tucumán. "Las consultas estuvieron vinculadas específicamente a las especies nativas para generar una identidad en el diseño paisajístico", expresó.    

La bióloga destacó que la flora y la fauna no se pueden disociar y ejemplificó que los árboles ofrecen refugio a las aves que bajan desde las Sierras de San Javier, sobre todo en invierno cuando buscan un hogar. "Tengamos en cuenta que el lugar donde se construirá el Centro Cívico actualmente es un cañaveral o han sido cultivos y el bosque va a renacer con esta forestación.  La calidad ambiental de ese sector va a mejorar", analizó la especialista. 

Entre los árboles sugeridos enumeró: "los lapachos por su belleza, el ceibo por representar la flor nacional y árboles frutales para que las aves tengan alimento", entre otros. "Los paisajistas han encontrado en la Fundación Miguel Lillo un panorama de la flora y la fauna local, así como también un espacio donde poder ir detallando algunos aspectos del proyecto. Se fueron muy contentos porque vieron que los árboles no viven solos sino que atraen a una gran diversidad"  

Imagen gentileza Fundación Miguel Lillo

Levy destacó la iniciativa de contemplar desde el inicio el cuidado medioambiental en el proyecto, demostrando que el desarrollo puede ser sostenible. Según anticipó, los árboles crecerán en paralelo al desarrollo de la obra en viveros, donde recibirán el debido cuidado hasta que puedan ser plantados en el predio al finalizar la construcción. Por último, animó a ingenieros, arquitectos y diseñadores a acercarse a la Fundación para recibir asesoramiento para que la flora y la fauna esté contemplada en sus proyectos. "Por lo general se acercan vecinos para que los ayudemos con sus jardines pero no es frecuente que en las grandes obras se tenga en cuenta este aspecto que es muy importante para garantizar calidad ambiental", cerró. 

Imagen gentileza Fundación Miguel Lillo

Las características del nuevo Centro Cívico

El Centro Cívico se perfila como la gran obra pública de la gestión que lleva adelante el gobernador Juan Manzur. El prestigioso estudio del arquitecto tucumano César Pelli será el encargado del proyecto, que aún no tiene un monto de dinero definido para su construcción.

El objetivo principal es trasladar las dependencias de la administración pública fuera del casco céntrico para descongestionar el corazón de San Miguel de Tucumán. Por eso, el predio elegido -cuya ley de expropiación ya se aprobó este año- está ubicado sobre la ruta 9, camino a El Cadillal; más precisamente en Los Pocitos, departamento de Tafí Viejo.

Según se informó desde Casa de Gobierno, el emplazamiento de 17 hectáreas y media respeta las condiciones  ambientales requeridas. Por otra parte, tiene una conexión privilegiada con la Capital, Tafí Viejo, Lomas de Tafí y Las Talitas. La edificación empleará 66.000 metros cuadrados en donde funcionarán diversas áreas gubernamentales a excepción de la Dirección Provincia de Vialidad; Ente Tucumán Turismo; Ente Cultural; Ministerio de Educación; y el Siprosa, organizaciones que tienen sedes propias.

Publicar un comentario

Top