Del Torneo Las Cañas a la segunda de Australia, sin escalas

EL SUEÑO DEL PIBE

A los 25 años, el tucumano Ignacio Giampaoli cumplió su sueño de jugar profesionalmente al fútbol.




El fútbol es uno deportes que, fuera del campo de juego, deja miles de historias de vida que uno jamás imaginaría. Las chances de ser profesional no son muchas, pero cuando llega el momento uno disfruta el doble. Ignacio Giampaoli cumplió su sueño hace apenas unos meses y pasó de jugar el Torneo Las Cañas, en Yerba Buena, a vestir la camiseta del Weston Workers, equipo de la segunda división en Australia.

“Siempre quise ser jugador de fútbol, es algo que soñé desde chico. Pero por el estudio nunca se pudo dar. Lo mismo siempre buscaba algo porque lo que yo más quería era vivir del fútbol”, contó “El Colo” a eltucumano.com. “En un momento tenía un viaje a Europa por otro motivo, desde allí empecé a mandar videos y contactarme con equipos de todo el mundo. Hubo un par que me contestaron. Me fije cómo irme para Australia y me fui. Cuando llegué, el mánager del equipo, Tony Camps, fue a buscarme a la estación de tren, me llevó al entrenamiento, me presentó con mis nuevos compañeros. Todo muy bien”, relató. “Comencé a entrenar y cuando me habilitaron de la Federación, ya empecé a jugar de titular”, agregó.


No fue la primera vez que Giampaoli tuvo chance de ser profesional. Hace unos años merodeo por la Major League Soccer de Estados Unidos: “Había estado muy cerca de entrar a Los Angeles Galaxy. Hice pretemporada dos semanas, pero luego no pude quedar”, destacó.

Sobre el torneo que le toca disputar en Australia, el Colo contó que “es muy físico, sin entrar en la fricción. Se corre mucho y hay marcas constantes, por lo que tenés que tener un buen estado. Técnicamente el nivel es muy bueno pero falla en la toma de decisiones”.

Giampaoli se encuentra de vacaciones en Europa ya que el torneo finalizó hace unos días y Weston Worker no pudo ascender. En enero tendrá que presentarse para arrancar con los trabajos de pretemporada, mientras tanto, firmó contrato con un representante italiano quien será el encargado de negociar su nuevo vínculo con el club o ver si surgen posibilidades en otros lados.


Weston una ciudad muy pequeña, donde hay mucho campo y localidades cerca y también chicas. Entre campo y campo ves canguros por todos lados y en la mis calle, en todos lados”, detalla Ignacio sobre el lugar donde vive ahora. “Me fui solo, estuve mucho tiempo así y aprendí a hablar a la fuerza inglés. Nadie habla español. Vivía en un hospedaje compartido con gente que no tenía nada que ver del club, una especie de hostel pero más tranquilo”.

La historia dice que Ignacio Giampaoli, con 25 años, está cumpliendo el sueño de toda su vida y mucho es producto de nunca bajar los brazos: “Siempre pensé jugar profesionalmente, lo tenía muy claro a eso desde siempre”, sentenció.




Top