La comunidad Gymnasista perdió el respeto

opinión

En las redes sociales, algunas opiniones de ex alumnos son violentas. ¿Dónde quedó la hermandad y el respeto?

Foto: Decorarconarte.com


La polémica que se generó en la última semana con la posible decisión de hacer mixto al colegio Gymnasium de la Universidad Nacional de Tucumán, se hace cada vez más grande, y los debates ya comenzaron a tomar un tinte de violencia.

Tengo el agrado de haber formado parte de una comunidad en la que el compañerismo y el respeto estaban por sobre todo, y eso no lo estoy viendo hoy. Opiniones por montones y muchos que se creen con dueños de la verdad, exponen sus ideales en las redes sociales con sus diferentes argumentos (válidos o no), pero el nivel de violencia en las respuestas ante cada comentario, es cada vez más grande.

En una sociedad en la que la palabra “Cambio” resulta chocante en los últimos años, hablar de uno, en una institución tan tradicionalista, pareciera ser un insulto. “Las tradiciones se van a perder”, “No habrá más campamentos ni giras” o “No queremos que las cosas cambien”, son los argumentos de algunos de los que no quieren que el Gymnasium sea mixto. “Es el único colegio de una Universidad que no es mixto” o “Las tradiciones no se van a perder”, aseguran otros. Pero en el medio, el respeto se perdió.

Entre los cientos de comentarios que puede haber en los diferentes grupos de ex alumnos de la institución, la opinión está bastante dividida, pero en muchos casos con un alto grado de violencia. “Salame”, “Pelotudo”, “Vení y decímelo en la cara”, se puede leer casi constantemente, por el tan solo hecho de pensar distinto. Ahora pregunto: ¿dónde quedó la hermandad y el respeto?

A cada uno se le puede responder de diferentes maneras y con argumentos, insisto, válidos o no, pero con respeto. “Las tradiciones se van a perder”. ¿Cuáles tradiciones? ¿La de tener un adolescente secuestrado en un campamento?, ¿la de golpear a otro ante cada aparición del Zorro (juego tradicional que se desarrolla en el mismo campamento)?, ¿la de hacerlo hacer cosas que no quiere por el solo hecho de “participar”?, ¿abusar de alguien en un campamento?

“Es un colegio machista”, argumentan otros. El machismo es algo que existe en la sociedad tucumana y contra el que se combate constantemente. Pero tildar con tal nombre a unos jóvenes que no quieren cambiar lo que viven actualmente en la institución me parece mucho, no lo comparto y hasta también me resulta violento.

Ante la inminente decisión de hacer al Gymnasium mixto, pregunto a los egresados, ex alumnos, profesores y actuales estudiantes de la institución: ¿no es mejor comenzar a planificar cómo será el colegio cuando ingresen mujeres, y así mantener las tradiciones y que las cosas no cambien, en vez de seguir discutiendo por discutir y faltándoles el respeto a los demás?  


Publicar un comentario

Top