Una bicicleta a motor para suplantar los carros a tracción sangre

bicicletas

Conrrado Caresani diseñó un prototipo para la municipalidad de Yerba Buena.



Conrrado Caresani, hombre creativo e inquieto de 54 años, que diseña una bici a motor que podría suplantar a los carros a tracción sangre.

El vehículo tiene un sesto en la parte de atrás, y por ahora es un prototipo encargado por la Municipalidad de Yerba Buena que apunta a facilitar el trabajo de las personas que realizan esta tarea. 

La bicicleta fue encargada por la Dirección de Espacios Verdes. Caresani trabaja con la tecnología amigable para el medio ambiente: el motor será eléctrico. Con una autonomía de 20 km, esta bicicleta puede transportar a una personas y a un metro cubico de cartón o plástico, unos 65 kilos. 

El costo es elevado por lo que la Municipalidad está buscando el financiamiento para armar los primeros cinco vehículos. Pero este no es su primer invento. 

Desde hace cinco años que tiene su marca de bicicletas con motor llamada “Anarchy”. Hizo más de veinticinco bicis con diferentes estilos. Cada una de sus diseños busca cubrir una necesidad diferente. Por ejemplo, otro de los proyectos en los que trabaja es una bicleta con una silla de ruedas adelante para facilitar la circulación de aquellos que tienen problemas motrices.


Desde chico le divertía desarmar juguetes, ver cómo funcionaban y armarlos de forma diferente. Siempre fue curioso y aprendió de forma autodidacta, consultando libros y poniendo las manos en acción. Cuando tenía 8 años, Conrado arregló la moto de un vecino siendo tan solo un estudiante de la ENET Nº 3.

La mecánica se convirtió en su oficio y su modo de vida. Mayormente trabaja con motos y cartings, aunque a veces trabaja con autos. Tiene dos talleres uno en su casa en el Barrio Kennedy y otro en el Timbo Viejo, donde tiene una casa. Divide su semana trabajando entre la ciudad y el campo.  

En 2012 tuvo su primer acercamiento al mundo de las bicicletas con motor. Un conocido le llevó una bici vieja y un motor chino que había comprado. “Me parecía de mala calidad y que no iba a durar nada”, dice Conrado. Para su sorpresa el vehículo anduvo sin problemas por muchos años.

Un par de años después de esta primera incursión, el mismo cliente lo llamó para que le repare un auto. Su trabajo fue abonado con la bici que el mismo había armado.


Su materia prima son caños, gomas y piezas de desarmadero, ya que para él es importante reciclar. A pesar que trabaja con motores a explosión el futuro está en otro lado, como los que planea utilizar en la bici para reemplazar a los carros.: “Lo que se viene son los motores eléctricos, yo ya arme una bici así pero su costo es muy elevado”, afirma. Una bicicleta con motor a explosión se vende en $9.000, mientras que una eléctrica saldría $17.000. 



Publicar un comentario

Top