El adiós una leyenda: falleció “El Negro” Francisco Agüero

FÚTBOL DE LUTO

El ex jugador de Atlético y San Martín murió hoy a la edad de 64.

Foto: Twitter @ATOficial




Los que nacieron en la década de los 80, o comenzaron a vivir el fútbol por esos años, nunca vieron brillar a varias glorias del fútbol tucumano que vistieron las camisetas de Atlético y San Martín. Tampoco fueron muchos los deportistas que supieron desempeñarse en ambas instituciones, mucho menos en estos tiempos. Raúl Francisco Agüero vistió las dos camisetas, pero sus actuaciones en el Decano despertaron el interés de varios clubes del país, hasta de César Luis Menotti, en la previa del Mundial de 1978.

A la edad de 64 años, el Negro falleció en la jornada de hoy y su recuerdo será imborrable para los hinchas, sobre todo para los de Atlético, club donde comenzó su carrera. Entre 1974 y 1975, Agüero se robó las miradas de Juan Eulogio Urriolabeitia, entrenador de ese momento. Allí, paró al volante junto a monstruos como Julio Ricardo Villa, Orlando Espeche y Jorge Luis Ghiso.

Ya con 23 años y luego de romperla en el Decano, pasó a Rosario Central, donde despertó el interés de Menotti, pero dejó pasar la oportunidad. “Fui citado a un entrenamiento de la Selección nacional. Tenía que presentarme a las 15 y yo llegué 15 minutos después. Cuando llegué al predio donde entrenábamos, el "Flaco" salió a mi encuentro y me dijo: “¿Qué haces a esta hora? Passarella, Ardiles, Kempes y Villa llegaron 15 minutos antes de lo previsto, ¿y vos llegás a esta hora? De inmediato me dijo que me volviera a Rosario. Pero como era un jugador que sentía el juego que él pretendía del equipo, volvió a citarme en otra oportunidad. 

"No dudo de que si me hubiera comportado como un profesional, en estos momentos estaría en la lista de los que lograron el Mundial del 78”, recordó en una nota al diario La Gaceta en 2002.

Tras su paso por el Canalla, el Negro continuó su carrera en varios clubes: Colón de Santa Fé, Emelec de Ecuador, Huracán, San Martín de Tucumán, América de Quito y cerró su carrera en Central Norte de Salta. “En el 90, un accidente automovilístico apuró mi retiro, cuando ya tenía arreglado un contrato con un club boliviano. Fue un golpe duro que me costó mucho tiempo asimilar. Es que todavía estaba en condiciones de seguir jugando”, puntualizó en el reportaje.

En estos tiempos, donde los futbolistas ganan fortunas y luego pueden continuar con sus vidas, trabajando o no, Agüero supo lamentar no haber tenido una conducta indicada que le permita vivir tranquilo luego del retiro: “No supe aprovechar los momentos que tuve en el estrellato del fútbol argentino. Sé que despilfarré mucho dinero. Es tarde para lamentos. Esto no me hubiera ocurrido de haber tenido alguien que me aconsejara cómo aprovechar el dinero que estaba ganando”.

El Negro recibió el reconocimiento por parte de la dirigencia de Atlético Tucumán el 21 de octubre de 2013. En aquella oportunidad, se le otorgó la camiseta que supo lucir en su época de futbolista.

Top