19 de Enero de 2017
AMOR VIRAL

Un enamorado salió a la ruta para recuperar a su novia

Tres jóvenes que pasaban por el lugar decidieron detenerse para tomar fotos.



Alrededor de las 8 de la mañana, tres jóvenes que se movilizaban en vehículo por la ruta 325 camino a San Miguel de Tucumán detuvieron su marcha al ver una curiosa escena en una parada de colectivos, en el acceso sur de Monteros: un corazón gigante rezaba "Taty vuelve conmigo". Detrás de él, un joven delgado que apenas podía sostenerlo.
"Esta mañana con mis amigas con todos los preparativos de salir de vacaciones teníamos que ir a San a Miguel. Vimos un jovencito menudito y con dificultad sostenía en una mano un inmenso corazón de cartón y en la otra mano una rosa", contó Mariela Díaz, autora de las fotos, a el tucumano.
El joven enamorado esperaba el colectivo hacia Río Seco. Mariela amagó llevarlo, pero los trámites en la capital no podían esperar. "Le prometí que no las subiría hasta que llegue a Tucumán para que Taty reciba la sorpresa", le dijo. Le deseó suerte y continuó su camino.
La publicación de Mariela fue compartida por más de 500 personas. Otras 300 personas dieron "me gusta" y reaccionaron positivamente. La mayoría de los comentarios fueron de apoyo a la iniciativa.
Unas cinco horas después, el corazón gigante cumpliría su objetivo: "Taty y yo volvimos", escribió Marcelo en su perfil de Facebook.

Alrededor de las 8 de la mañana, tres jóvenes que se movilizaban en vehículo por la ruta 325 camino a San Miguel de Tucumán detuvieron su marcha al ver una curiosa escena en una parada de colectivos, en el acceso sur de Monteros: un corazón gigante rezaba "Taty vuelve conmigo". Detrás de él, un joven delgado que apenas podía sostenerlo.

"Esta mañana con mis amigas con todos los preparativos de salir de vacaciones teníamos que ir a San Miguel. Vimos un jovencito menudito y con dificultad sostenía en una mano un inmenso corazón de cartón y en la otra mano una rosa", contó Mariela Díaz, autora de las fotos, a el tucumano. Iba a compañada por sus amigas, Carolina Soria y Erika Gramajo.

El joven enamorado esperaba el colectivo hacia Río Seco. Mariela amagó llevarlo, pero los trámites en la capital no podían esperar. Antes de partir, le pidió tomarse unas fotos. "Le prometí que no las subiría hasta que llegue a Tucumán para que Taty reciba la sorpresa", le dijo. Le deseó suerte y continuó su camino.

La publicación de Mariela en Facebook fue compartida por más de 500 personas, otras 300 dieron "me gusta" y reaccionaron positivamente. La mayoría de los comentarios fueron de apoyo a la iniciativa.

Unas cinco horas después, el corazón gigante cumplió con su objetivo: "Taty y yo volvimos", escribió Marcelo en su perfil de la red social.

Publicar un comentario