Lecturas de verano

Tres libros para llevar en la valija

La profesora Liliana Massara recomienda tres libros para leer en vacaciones.

Foto: planetadelibrosmexico.com




Llegó el verano y la ficción es un refugio al que se suele acudir para evadirse de la rutina cotidiana. Liliana Massara es profesora de la cátedra de Literatura Argentina de la carrera de Letras de la UNT y especialista en literatura del NOA. Además de investigadora y crítica literaria es escritora de poesía y microficción. Massara recomienda estos tres libros para las vacaciones:


“La sobrina de Úrsula” de Rogelio Ramos Signes

La novela de Rogelio Ramos Signes tiene un efecto ágil para  entramar el relato. Lo conduce al lector sin saltos pero sin detenerse en merodeos que entibien el entusiasmo del lector. Desde la primera página, el autor nos sugiere cómo leer el texto cuando nos dice que se trata de “una novela en formato realista”. Esto es decir que los hechos no tienen interferencias, las referencias son directas y el lector ingresa con soltura a las historias de vida.

¿Qué se cuenta entonces?, o bien ¿Qué se escribe?  Se escribe y se cuentan dos historias de amor en un cruce interesante para reflexionar: en la primera, una mujer mayor con un hombre 16 años menor, y en la segunda,  un hombre mayor con una mujer 20 años menor. Distingo con esto, una hipótesis sobre el amor en las experiencias humanas y la imposibilidad de inscribirlo en alguna fórmula única cuando sucede, cuando atraviesa, tanto al hombre como a la mujer.

Los amores como la vida misma, así como la muerte, están muy presentes; las situaciones se cruzan, se suceden desencuentros y encuentros. El lector puede disfrutar de un buen momento, y por cierto, identificarse, o no, con algunas prácticas culturales y acciones de los personajes, que subyugados por el arte y la literatura, son como el hombre común, afectado por los amores y otras vicisitudes de la experiencia de vivir.


“Cuentos Reunidos” de Liliana Heker

Para quien sienta placer de establecer ciertas relaciones con el mundo cotidiano, pero con fisuras, en las que el orden conocido se desconoce, entonces recomiendo a esta talentosa narradora. La autora, heredera de una tradición cuentística innovadora en la Argentina, confirma en estos relatos su capacidad narrativa. Como el título lo proclama, están todos sus cuentos ya publicados y algunos más. Una escritora aguerrida que se evidencia a la hora de construir mundos pequeños dentro de  mundos mayores, en el sentido de que estos parecen ínfimos, pero dentro de su aparente pequeñez e insignificancia, ante la presencia de determinados hechos que se van narrando, como sin darse cuenta, logran asechar al lector, el que, gradualmente, se coloca en una actitud vigilante y de observación ante lo que está sucediendo o por suceder.

La misma cotidianeidad provoca; el universo de los hombres  en su diario vivir está entramado en sus diferentes estados de angustia, dolor, tristeza, peligro, generando la tensión justa. Si bien, los hechos se producen externos a ellos como en “La fiesta ajena”, son capaces de erizar la piel, de generar bronca, tristeza e impotencia en el lector que queda atrapado en esa imaginaria línea entre lo real y sus formas estratégicas para acercarlo a lo fantástico sin apelar a casi ningún elemento extraño o extraordinario, pero que sí, conduce a lo irremediable, o a lo que genera risa y angustia a la vez. Así lo cotidiano termina siendo una apariencia. Heker interroga el mundo y nos pone frente a sus ecos; sabe cómo narrar en los “bordes de lo real” mientras conquista la atención del lector.


“Los diarios de Emilio Renzi. Los años felices” de Ricardo Piglia

Elegir Los Diarios de Ricardo Piglia tiene un significado muy profundo para mí y para muchos lectores, dada la pérdida de tan genial escritor argentino, ocurrida en estos días del mes de enero de 2017. La muerte de un gran pensador de la literatura argentina, de un grande de la crítica y de la ficción, con un estilo propio inigualable para decir y escribir, merece que disfrutemos de lo que es esta segunda entrega de sus diarios.

Ricardo Piglia / Emilio Renzi nos vuelve a trasladar a una década tremenda de la historia argentina, los años ’70, ofreciendo el tono intelectual de esta época, que luego se manifestará en su novela Respiración artificial (1981). Investiga sobre cuestiones de la narración y de los escritores nacionales y universales. Consigue en estos diarios, desestructurar y anular las categorías del género porque no leemos en el formato ya “anacrónico del diario” sino de una “máquina de escribir” que lo desautoriza porque  indisciplina al género, porque siempre está en actitud provocadora y desestabilizadora. Para los lectores de oficio, sobre todo, que gozan del paseo estético/literario, nada mejor que perseguir la mirada de Renzi y ver cómo desarma, desarticula todas las formas y registros que circulan por la literatura argentina. 

Renzi posee una mirada aguda y una inteligencia lectora que se traduce en nuevas formas de leer las obras y tejer redes genealógicas. Renzi “invade”. Es un lector descomunal que inquieta y asombra al otro lector. El lector respira asombro y admiración en cada página, a la vez que toma conciencia de que leer a este escritor es placer y aprendizaje continuo. Piglia/Renzi es parte de un nuevo “fervor de Buenos Aires” nacido en Adrogué.


Publicar un comentario