19 de Enero de 2017
Iniciativa polémica

“Antes de mandar presas a las criaturas, deberían encarcelar a los que las matan”

Organizaciones de madres de jóvenes adictos a las drogas rechazan la propuesta de bajar la edad de imputabilidad de los menores. Exigen que la justicia persiga a los dealers y no a los jóvenes.

Foto: Diario La Prensa




“Con esta medida se está tapando un problema que el gobierno no puede manejar, pero esta no es la manera. A los chicos hay que darles una forma de vida, no  meterlos presos”, recalcó Irma Monroe, referente tucumana de la organización “Madres del Dolor”, al ser consultada por la intención del Gobierno nacional de bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años para los menores que delinquen. Desde distintas organizaciones de madres insisten que la medida no es una solución para los casos de delincuencia juvenil.

Antes de mandar presas a las criaturas, deberían encarcelar a los que matan a las criaturas. Los niños no se puede defender”, insistió Monroe en referencia a que la justicia no persigue a los responsables del narcotráfico, sino a sus víctimas. “Madres del Dolor” es una organización creada en 2015 en Tucumán que reúne a mujeres que han perdido a sus hijos víctimas de adicciones de las drogas. “Todos los días nos llega un chico con sobredosis o una madre a la que sus hijos le han vaciado la casa para comprar droga. La nuestra es una lucha de todos los días”, afirmó la mujer de 60 años que trabaja en la contención de jóvenes adictos del barrio Juan Pablo II, conocido como “El Sifón”.

En el mismo tono se expresó Elsa Juárez, de 54 años, integrante de la organización “Madres del Pañuelo Negro”. La mujer que es una de las referentes del barrio El Palomar, de Banda del Río Salí, en la lucha contra el narcotráfico, destacó que judicializar a los menores sólo empeoraría el problema de la delincuencia: “No estoy de acuerdo con la baja de la imputabilidad porque si los chicos van a la cárcel van a salir peor. La solución no pasa por ahí, sino con brindarles estudio y trabajo. Nosotros estamos pidiendo que ayuden a los chicos a recuperarse y a volver a la sociedad”.

Según relata Elsa, hace cuatro años ella padeció el dolor de perder a un sobrino de 22 años que fue baleado durante un asalto del que participaron dos menores en Villa Mariano Moreno. A pesar de haber sufrido en carne propia el flagelo de la delincuencia juvenil, la mujer insiste en que el problema no son los menores, sino la expansión del narcotráfico por los distintos barrios de la provincia: “Hoy por hoy nuestros niños matan porque los adultos los manipulan. Lo que hacen los dealers que les venden drogas es homicidio premeditado”.  Juárez, quien acompañó al cura Juan Viroche en su lucha contra los narcotraficantes, adelantó que las “Madres del Pañuelo Negro” van a marchar para que no prospere esta iniciativa.  Desde la organización piden penas de 25 años de prisión para los dealers y la incautación de sus bienes. De acuerdo con Juárez, una medida que podría contribuir a disminuir la delincuencia juvenil es que les quiten la patria potestad a los padres cuyos hijos son reincidentes.  

La desaprobación de las madres respecto a esta iniciativa, se suma a las distintas voces de rechazo que surgieron en la provincia desde funcionarios y políticos. El Poder Ejecutivo nacional  planea convocar en los próximos días a una comisión de expertos para que reforme el Régimen Penal Juvenil, que será enviado al Congreso después de las elecciones legislativas.


Publicar un comentario